09 mayo 2015

Los submarinos resurgen como una industria en crecimiento


El gobierno sueco, molesto con la propiedad alemana del mayor astillero de Suecia, el pasado verano obligó ThyssenKrupp para vender la operación de Kockums a la sueca Saab. La medida, que ThyssenKrupp llama "injusto", le costó al grupo industrial alemán contrato submarino de mil millones de dólares y cientos de ingenieros calificados.

Ya actua el contratista de defensa sueca Saab como un nuevo rival en el mercado submarino global. ThyssenKrupp, el mayor fabricante de submarinos no nucleares del mundo, siente ya el calor de los productores recién activos en Japón y Corea del Sur, y de los viejos rivales en Francia y Rusia.

"Esto significa que tenemos que mejorar y presiona a nuestra gente", dice Hans Christoph Atzpodien, presidente del comité ejecutivo de la división de soluciones industriales de ThyssenKrupp.

Para Saab, que rápidamente se ganó una primera fase del contrato submarino sueco y está compitiendo por los pedidos del extranjero, Kockums "es un buen matrimonio", dice Gunilla Fransson, jefe de la unidad de seguridad y defensa de Saab. "Saab ha sido durante muchos años muy buenos en las exportaciones de defensa."
La disputa suecoalemána  es parte de una nueva corriente de contratistas militares: los submarinos diesel han resurgido como negocio en crecimiento, gracias a las nuevas innovaciónes y la actual geopolítica. 
Por primera vez desde la Guerra Fría, la flota de submarinos del mundo está creciendo. Impulsados por el cambio de las amenazas estratégicas, el creciente comercio mundial y las nuevas tecnologías, los países están comprando o actualizando sus submarinos, así como alguna escala en equipo en tierra y el aire.

Vietnam está comprando sus primeros submarinos, a Rusia, mientras que Australia, Indonesia, Singapur y Corea del Sur están ampliando sus flotas - una respuesta, en parte, a la expansión de la marina de guerra China, incluyendo su primer portaaviones y los submarinos nucleares. En un cambio, hay una nueva demanda de los submarinos propulsados por motores diesel y la electricidad, no sólo para los que tienen reactores nucleares. Final del Guerra Fría estimuló recortes en la flota mundial de submarinos diesel-eléctricos, a 256 el año pasado, en comparación con los 463 dichos buques hace 15 años, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Londres.

Hay un corrimiento, existen nuevas demanda de submarinos propulsados por motores diesel. electricos, no sólo para aquellos con reactores nucleares. El final de la Guerra Fría estimuló recortes en la flota mundial de submarinos diesel-eléctricos, a 256 el año pasado, en comparación con los 463 que habia hace 15 años, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Londres.
Pero en los 10 años hasta 2024, las armadas de todo el mundo duplicarán el gasto anual en los submarinos convencionales, a un promedio de U$S 11 mil millones desde U$S 5.5bn en 2014, estima la Inteligencia de Defensa Estratégica, una firma de investigación. Durante la última década, las ventas anuales eran sólo unos mil millones de dólares, según los analistas.

Los submarinos nucleares continuarán dominando los mares y seguir siendo de vital importancia para las potencias nucleares. Pero pueden costar alrededor de  U$S 2bn, en comparación con alrededor de U$S 500 millones para el tipo de submarino diesel-eléctrico que Suecia está pidiendo.

La región de Asia-Pacífico obtendrá más de la mitad de todos los nuevos submarinos durante la próxima década, predicen los analistas . La motivación principal es la rápida expansión naval  de China. Países desde Japón a Australia están respondiendo con aumento de fuerzas militares marítimas que dependen en gran medida de los submarinos.

Aparte de Saab, los rivales de ThyssenKrupp incluyen empresas como el fabricante francés DCNS, Astilleros del Almirantazgo  JSC de Rusia, en  Corea del Sur la Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering Co., y una asociación japonesa de Mitsubishi Heavy Industries Kawasaki Heavy Industries.
Australia se prepara para pedir hasta 12 submarinos, potencialmente cuestan U$S20bn, para reemplazar su envejecida flota de seis submarinos de diseñados por Kockums. El año pasado, estuvo  cerca de comprar el submarino japonés Soryu. presionado por el lobby e sus contructores.

Eso provocó protestas en Australia debido a la pérdida de empleos temidos en un astillero que construye buques diseñados por otros, incluyendo los submarinos Kockums anteriores, y después de un intenso lobby de los líderes europeos, entre ellos de la canciller alemana, Angela Merkel, para que le compren a la ThyssenKrupp.

Tony Abbott en febrero cedió a la presión política, prometiendo "un proceso de evaluación competitiva." Japón, Alemania, Francia y Suecia entraron rápidamente la carrera, marcando la primera cara a cara de Saab con ThyssenKrupp. Pero Australia eliminó a la Saab por su falta de continuidad en la construcción submarinos.

Fuente:
DANIEL MICHAELS AND CHRISTINA ZANDER
THE WALL STREET JOURNAL MAY 04, 2015 12:00AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada