11 octubre 2019

Los futuros submarinos podrían desplazarse igual que los calamares

Sistemas de propulsión inspirados en calamares pueden ser modelados y, en teoría, diseñados para futuros vehículos submarinos

La "era de la propulsión a chorro" comenzó en 1939, con el primer vuelo del Heinkel He 178, o hace más de 500 millones de años, con la evolución de los cefalópodos impelidos por propulsión a chorro
Bajo el agua, los chorros son un medio de locomoción menos eficiente que la propulsión basada en aletas, pero ofrecen grandes ventajas en la maniobrabilidad, ya que las repentinas explosiones permiten rápidos acercamientos del depredador y precipitados escapes de las presas.
Ahora, un estudio publicado el 1 de octubre de 2019 en la revista Physics of Fluids, analiza cómo los sistemas propulsivos similares a los de calamares pueden ser modelados y, en teoría, diseñados para futuros vehículos submarinos. 
Inspirados en la estrategia de natación única y eficiente de los cefalópodos, los científicos desarrollaron un robot acuático que imita su forma de propulsión. 
cuerpo de un calamar
propulsión del calamar robot

La Armada Coreana trata de obtener submarinos nucleares para capacidades de autodefensa

Imagen proporcionada por la Armada del destructor equipado con Aegis de 7.600 toneladas. (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 10 de octubre (Yonhap) -- La Armada ha dicho, este jueves, que ha estado operando un grupo de trabajo sobre el potencial de construcción de submarinos nucleares como parte de los esfuerzos para reforzar su disuasión nuclear y promover las capacidades de defensa. 
"Con perspectivas a largo plazo para obtener submarinos nucleares, hemos estado operando un grupo de trabajo propiamente nuestro", dijo la Armada en un informe presentado a los legisladores para una auditoría parlamentaria.
"Como el tema será decidido de acuerdo con la política nacional, la Armada trabajará estrechamente con el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés)", añadió.
Corea del Sur promovió construir tales submarinos en 2003, silenciosamente, como parte de su programa de expansión militar a largo plazo, pero suspendió el proyecto alrededor de un año después de que fuera desvelado en un informe mediático.
Más tarde en 2017, el Ministerio de Defensa realizó una investigación sobre el tema mediante entidades privadas, que hizo que el Ejército sintiera la necesidad del activo.
La operación de un grupo de trabajo no indica que la Armada impulse proyectos relacionados en serio, ya que nada ha sido decidido, dijo un oficial de la Armada. Se trata únicamente de recoger información respecto al tema, apuntó.
Algunos expertos y legisladores han urgido el desarrollo de un submarino nuclear, que está considerado como uno de los activos militares más útiles a ser operados sobre la península coreana para hacer frente a amenazas no solo de Corea del Norte, sino también de los países vecinos.
Algunos especulan que el Ejército podría tratar de desarrollar su submarino de 3.000 toneladas Chang Bo Go-III en uno nuclear. Actualmente, el país está realizando el proyecto para construir el submarino autóctono de 3.000 toneladas para 2031, con un proceso para desarrollar su sistema previsto a iniciarse plenamente este año.
Un submarino nuclear está considerado como el más eficaz en detectar y destrozar los submarinos norcoreanos armados con misiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM), ya que es capaz de realizar operaciones submarinas durante un mayor tiempo, dijo el jefe de Operaciones Navales de Corea del Sur, Sim Seung-seob. 
Comentó que reconocen la utilidad y la necesidad de un submarino nuclear porque es una fuerza de disuasión útil en responder a Corea del Norte y países vecinos al mismo tiempo. 
En los años recientes, Corea del Norte ha estado tratando de reforzar sus capacidades submarinas, potenciando sus submarinos envejecidos y mejorando sus SLBM. Previamente este mes, puso a prueba el misil Pukguksong-3, que se cree que ostenta de un rango de vuelo mayor que la versión previa, el SLBM Pukguksong-1.
En julio, el Norte también ostentó de un nuevo submarino que parece ser más grande que un buque de clase de 2.500 toneladas y capaz de llevar tres SLBM.
Actualmente, se cree que Corea del Norte dispone de 70 submarinos. Pero la mayoría se cree que están envejecidos e inadecuados para operaciones más allá de las aguas costeras.
Mientras tanto, la Armada dijo que empezará el diseño básico del destructor autóctono equipado con Aegis dentro de este año. 
Bajo el proyecto Destructor Surcoreano de Próxima Generación (KDDX), Corea del Sur ha estado tratando de asegurarse seis nuevos destructores de 6.000 toneladas para finales del 2020, a ser equipados con el sistema de combate autóctono. El año pasado, el Gobierno aprobó el plan básico para su desarrollo.
Con una meta de reforzar sus capacidades de intercepción de misiles balísticos, Corea del Sur está construyendo independientemente una versión actualizada de su destructor Aegis KDX-III de 7.600 toneladas, que tendrá un sistema de lanzamiento vertical capaz de lanzar interceptores base de buques Standard Missile-3 (SM-3) o unos comparables, según la Armada. 
Un total de tres barcos KDX-III serán construidos para ponerse en operación desde mediados de 2020, añadió. Actualmente, Corea del Sur cuenta con tres destructores equipados con Aegis. 
jisooaw@yna.co.kr

Así fue la tragedia que hizo naufragar al submarino soviético K-219

El K-219 fue un submarino nuclear estratégico soviético botado el 31 de diciembre de 1971. El buque, de 128 metros de eslora y 12 metros de manga, llevaba 16 torpedos a bordo (dos de ellos con cargas nucleares) y 16 misiles nucleares balísticos RSM-25U.
Días antes del accidente, una fuga de agua apareció en el compartimiento donde se alojaban los misiles. Los marinos decidieron, sin informar al comandante del buque, que era suficiente drenar el agua con mangueras dos veces al día. Durante una maniobra brusca para detectar posibles buques enemigos en el punto ciego de la embarcación, la gotera causó una despresurización completa del compartimiento.
No hubo tiempo suficiente para subir a la superficie y evitar que la presión hiciera explotar uno de los proyectiles. La deflagración destruyó la pared exterior del casco del submarino y las ojivas de plutonio de los misiles. Una corriente de agua se vertió a través del agujero en el casco y la reacción de esta agua con el combustible del cohete generó gases tóxicos que empezaron a inundar el submarino. Afortunadamente, pasados cerca de dos minutos, la tripulación logró realizar un ascenso de emergencia.
Sin embargo, el reactor aún no se había apagado y, de no hacerlo, muy probablemente habría ocurrido la explosión atómica del reactor y de todas las ojivas restantes en medio del Atlántico. Una vez que el sistema de control remoto del reactor fue destruido por la explosión, era necesario apagarlo manualmente.
El marinero Serguéi Preminin logró adentrarse a la cámara, cuya temperatura superaba los 70 grados Celsius, y a cuestas de su propia vida apagar el reactor. Además de Preminin, otros tres marinos fallecieron en el accidente. El resto de la tripulación, es decir, cerca de 50 hombres fueron evacuados a las embarcaciones marítimas soviéticas que se aproximaron al lugar de los hechos poco después.
Pese a que se llevaron a cabo intentos de remolcar el K-219, el submarino se terminó hundiendo el 6 de octubre y hoy descansa a una profundidad de más de 5,5 kilómetros.
¿Qué hacía el K-219 en la costa estadounidense?
En una entrevista con Sputnik, Ígor Kurdin, presidente del club de submarinistas de San Petersburgo y, más importante, subcomandante del K-219, contó detalles de la fatídica historia. Kurdin, por mera casualidad, no estaba a bordo del sumergible K-219 el día del accidente. Unos días antes, el oficial fue enviado a unos entrenamientos adicionales en la academia naval.
«En aquel entonces, todos nuestros submarinos ubicados frente a la costa de EEUU estaban preparados para lanzar misiles a través del territorio estadounidense en cualquier momento. Para eso estaban allí», explicó Kurdin.
De acuerdo con el exintegrante de la tripulación del K-219, el alcance de disparo de los misiles era de 3.500 kilómetros y era necesario acechar desde el Atlántico y el Pacífico para mantener a EEUU en el punto de mira.
Casi dos días después del accidente del K-219, el avión antisubmarino Orion, el remolcador de rescate Powhatan y el submarino Augusta de las Fuerzas Armadas estadounidenses se acercaron para ofrecer ayuda. Sin embargo, según Kurdin, en 1986 era impensable que la URSS aceptara la ayuda de su «adversario potencial». Además, ya nada más podía hacerse para rescatar la nave.
Sputnik

Corea del Norte Prueba Exitosamente un Nuevo Misil para Submarinos

El nuevo Misil Norcoreano llamado POLARIS-3 fue lanzado desde una Base de Pruebas sumergible desde la Bahía de Wonsan hacia el Mar del Japón.
La prueba balística se realizó con un método de lanzamiento de alto ángulo, alcanzando los 910 Km de altura para caer a 450 Km desde la zona de lanzamiento en el Mar del Japón.
Como podrán observar en las fotografías, el POLARIS-3 captó unas curiosas imágenes desde el espacio, que es importante explicar, ya que las fotos parecen mostrar la tierra completa, pero solo es un efecto óptico, en realidad las fotos fueron captadas desde dentro del misil portador, cortando el ángulo de visión de forma redondeada y captando exclusivamente el Mar del Japón, donde justo se puede ver el Tifón Mitag que está causando actualmente destrozos en Corea del Sur y amenaza a Japón.
Alcance del Misil
Se estima que el POLARIS-3 puede tener un rango de ataque entre los 1500 Km a 2000 Km llevando un carga explosiva de hasta 500 Kg, por lo cual podría portar 1 ojiva nuclear.
Los funcionarios del Partido y el Departamento de Investigación de Ciencia y Defensa, fueron los que lideraron la prueba Balística, con la ausencia del líder Kim Jong Un por motivos aún desconocidos, aunque se informó que felicitó a los científicos por el gran éxito.

MIGALOO M5, el futuro de los yates es este superyate submarino

 / 
La semilla de MIGALOO se plantó en 2013, cuando los fundadores y directores ejecutivos del estudio de diseño de yates austríaco MOTION CODE: BLUE desarrollaron la idea de un producto completamente nuevo: un híbrido entre un superyate y un submarino. Su primer diseño, basado en las dimensiones y el diseño de los submarinos de la US Navy obtuvo en su momento toda la atención de la prensa, la industria del yachting y de potenciales futuros compradores. Fue el empujón definitivo para poner en marcha una marca dedicada en exclusiva al diseño de estas embarcaciones. Nacía así MIGALOO.
Desde ese momento, MIGALOO ha desarrollado un portfolio de embarcaciones sumergibles, desde los 70 hasta los 280 metros de eslora, entre las que destaca el M5. Con 165 metros de eslora y 16 de manga, el M5 es un submarino que reúne todas las características de cualquier superyate de su tamaño. El M5 cuenta con helipuerto, garaje húmedo para mini submarinos y garaje seco para embarcaciones y juguetes acuáticos, una sala de cine, gimnasio, biblioteca o spa. Además, las galerías del salón principal, comedor y salón de proa permitirán a los invitados disfrutar de las mejores vistas de las profundidades del mar.
El M5 será capaz de transportar desde 22 a 34 invitados según la configuración. A proa el submarino cuenta con seis camarotes VIP de 65 metros cuadrados cada uno, mientras que el camarote del propietario mide unos 300 metros cuadrados repartidos en tres cubiertas. La tripulación estará formada por entre 32 y 40 personas.
Capaz de permanecer sumergido durante cuatro semanas a una profundidad máxima de 300 metros bajo la superficie del agua, el M5 podrá desplazarse a 20 nudos en la superficie y a 12 sumergido, propulsado por dos motores MTU y un banco de baterías de ión litio que hacen girar dos propulsores RIM-drive. La seguridad para los invitados y tripulantes está totalmente asegurada gracias al doble casco con el que cuenta el M5, al estilo de los más modernos submarinos de combate.
La exclusividad es tan importante para MIGALOO que garantiza la construcción de un solo submarino de cada diseño. Y si los 165 metros de eslora del M5 se te quedan pequeños, siempre puedes pasarte al M7, que alcanza los increíbles 280 metros de largo.
Características principales
Eslora: 165,8 metros
Manga: 16 metros
Calado: 8,6 metros
Desplazamiento: 10.000 toneladas
Autonomía: 15.000 kilómetros o 4 semanas sumergido
Profundidad máxima: 300 metros
Pasajeros: entre 22 y 24 según configuración
Tripulación: entre 32 y 40 personas
Velocidad en superficie: 20 nudos
Velocidad sumergido: 12 nudos
Haz click en la imagen para verla ampliada


Los nuevos submarinos de Rusia son peligrosos. ¿Pero cómo se usarían en la guerra?

Submarino Yasen

No es ningún secreto que la armada rusa está invirtiendo fuertemente en nuevas clases de submarinos, incluso mientras los gastos militares rusos generales se reducen en medio de una amplia crisis económica. Pero está menos claro exactamente qué pretenden hacer los rusos con potencialmente docenas de submarinos modernos en caso de guerra. Los analistas occidentales deberían pensar creativamente para descubrir las intenciones submarinas del Kremlin, escribió Norman Polmar, un destacado analista naval estadounidense. 

"Los submarinos parecen tener una alta prioridad en los esfuerzos actuales de Rusia para reconstruir sus fuerzas armadas", escribió Polmar. “¿Cómo es probable que se empleen los submarinos?. La respuesta debe determinarse pensando fuera de la caja". Donde la armada rusa está casi abandonando la producción de nuevos portaaviones, cruceros y otros buques de guerra de superficie, se ha comprometido a mantener una gran flota de grandes submarinos de largo alcance. "Aunque la armada se compone principalmente de buques de superficie y submarinos de la era soviética, un amplio programa de modernización está en marcha, centrándose primero en la fuerza submarina", informó la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos en 2017. 

El progreso en la modernización de los submarinos está en marcha. Tan recientemente como 2017, la flota rusa operaba 61 submarinos. "Históricamente la columna vertebral de la armada rusa, el 75 por ciento de los 61 submarinos operacionales tienen más de 20 años y están siendo reemplazados lentamente", explicó el DIA. Tres nuevas clases representan la mayor parte de la nueva producción. El submarino de misiles balísticos de clase nuclear Borei- o Dolgorukiy, la clase Yasen, un submarino de ataque de propulsión nuclear y una versión mejorada del submarino de ataque diesel-eléctrico de clase Kilo. "Rusia continuará la producción de sus submarinos Dolgorukiy de cuarta generación hasta 2020", informó la DIA.  
Submarino Borei 

"Actualmente hay tres en servicio, con ocho adicionales programados para entrar en servicio en los próximos años". El primero de hasta 10 Yasen fue entregado a la marina en 2014, pero el programa ha encontrado retrasos, señaló la DIA. “El buque insignia de la clase (casco uno) requirió 16 años para completarse; el casco dos pronto debería completarse después de siete años". Los Kilo mejorados , por el contrario, se han acelerado a través de la producción sin demoras significativas, según el DIA. "El pedido inicial de seis se amplió a 12 a principios de 2016. Los primeros tres Kilo se entregaron a la Flota del Mar Negro en 2014 a 2015". Suponiendo que los presupuestos se mantengan en su nivel actual, en la década de 2020 la flota de submarinos rusos podría incluir los 11 Borei, 10 Yasen y 12 Kilo mejorados, además de un par de docenas de submarinos más antiguos, incluidos los primeros modelos Kilo, el barco diesel experimental único. 

Petersburg plus mejoró los submarinos de ataque Akula, Oscar y Sierra, para un total de probablemente menos de 50 submarinos. A Rusia le cuesta alrededor de mil millones de dólares construir un nuevo submarino nuclear. Un submarino estadounidense, por el contrario, cuesta alrededor de $ 2 mil millones. Pero el presupuesto militar ruso es de alrededor de $ 70 mil millones anuales. El presupuesto de defensa de los EE.UU. Supera los $ 700 mil millones. Con su ventaja de diez veces el gasto, la Marina de los EE.UU. Apunta a mantener una flota de alrededor de 50 submarinos de ataque, aproximadamente el mismo número que poseen los rusos. La brecha de efectivo subraya la importancia de los submarinos para la planificación de la defensa rusa. Pero los analistas occidentales se arriesgan a entender exactamente por qué importan los submarinos rusos. Después de todo, se han equivocado antes, explicó Polmar.  
Submarino Kilo 

"En el pasado, la inteligencia occidental a menudo se equivocaba con respecto a los submarinos soviéticos", escribió. La enorme fuerza submarina soviética alcanzó su punto máximo en casi 400 unidades durante la Guerra Fría, y durante esos 45 años Occidente temió que esas naves submarinas fueran empleadas para cortar las líneas marítimas de comunicación que conectan a los Estados Unidos y Europa occidental. Por lo tanto, cuando las fuentes de inteligencia detectaron que la Unión Soviética producía cientos de submarinos, obviamente para luchar en la Tercera Batalla del Atlántico, la Marina de los EE.UU. Y otras armadas de la OTAN respondieron con inversiones masivas para proteger los convoyes oceánicos que transportarían tropas, armas, bombas, balas y combustible de América del Norte a Europa occidental. Alemania en 1939 había comenzado la Segunda Guerra Mundial con solo 57 submarinos y había amenazado con cortar los lazos oceánicos con Gran Bretaña. 

El orden de batalla soviético, según la inteligencia estadounidense, podría comenzar una guerra con cientos de naves submarinas. Pero los soviéticos nunca planearon llevar a cabo ataques a gran escala contra el envío de mercantes, explicó Polmar. En cambio, la doctrina soviética exigía que los submarinos se centraran en la disuasión nuclear y los ataques contra los submarinos y portaaviones de la OTAN. Ese enfoque de la misión se hizo evidente a fines de la década de 1970, cuando nuevas fuentes de inteligencia estuvieron disponibles. La CIA en 1978 hizo circular un informe de alto secreto, "El papel de la interdicción en el mar en la estrategia y operaciones navales soviéticas", que revisó a la baja la amenaza que los submarinos soviéticos representaban para el envío de la OTAN. 

"El número de buques mercantes que probablemente se hundirán durante un período prolongado —cuatro meses— indica que los soviéticos solo tienen una capacidad limitada para perjudicar el flujo de embarque a través del Atlántico, incluso si reordenan sus prioridades y asignan grandes fuerzas a interdicción", señaló la CIA. Los rusos están construyendo submarinos de nuevo. Es importante que los expertos occidentales entiendan por qué. Pero si los analistas interpretaron mal las intenciones soviéticas durante la Guerra Fría, corren el riesgo de interpretar mal las intenciones rusas ahora, advirtió Polmar. "Los hombres y mujeres que recopilan, analizan y proporcionan esa inteligencia deben ser más eficientes que el personal dedicado que, en la Guerra Fría, se equivocó con respecto a la armada soviética"(Jesús.R.G.) 

Fuente: https://nationalinterest.org/

Submarino ARA "Santa Cruz" (S-41)

Desplazamiento En Superficie: 2116 Tn - En Inmersión: 2264 Tn
Dimensiones Eslora: 65 Mts. - Diámetro Casco Resistente: 7 Mts
Propulsión 4 motores Diesel MTU 16 V 6720 HP. 4 alternadores 4,4 Mw
Fue construido en el astillero Thyssen Nordseewerke, Alemania en 1980. Su quilla fue colocada el 6 de diciembre de ese año y botado dos años después el 28 de septiembre de 1982.
Llegó al país el 12 de octubre de 1984 y entró en servicio el 14 de diciembre, día que hace su ingreso a la Base Naval Mar del Plata donde tiene su apostadero.
En el año 1999 se le realizó una modernización de media vida en el Arsenal de Marinha do Ro de Janeiro en Brasil. El casco fue completamente recorrido y cortado para poder retirar sus 960 elementos de baterías para ser cambiados, junto al completo sistema de motores y alternadores. Los trabajos finalizaron en la Base Naval Puerto Belgrano.
Regresó a su base a fines de 2001 y se reintegró al servicio activo el 10 de julio de 2002 en un acto en el Apostadero Naval de Buenos Aires donde participaron autoridades argentinas y brasileñas.
Es el noveno buque que lleva este nombre en la Armada Argentina, respondiendo a la reglamentación que indica que los submarinos deben ser denominados como provincias cuyo nombres comiencen con S. Sus antecesores que llevaron el mismo nombre fueron unidades de superficie.

Ictíneo II: el primer submarino con motor a vapor fue español y salió del puerto de Barcelona

En 1864 botó el Ictíneo II, un pionero submarino cuyo motor de combustión no fue igualado hasta los años 40 por el ejército alemán. Pero la falta de visión tecnológica de la sociedad española de la época llevó a que las piezas originales se perdieran al ser vendidas como chatarra. Narcís Monturiol, nacido en Figueres (Girona), nunca patentó su invención, no pudo pagar las facturas y el Ictíneo II fue embargado. 
Pero la historia de este excéntrico y talentoso inventor español no ha sido olvidada y una réplica de su submarino estuvo expuesta en el puerto de Barcelona hasta 2010, cuando las autoridades decidieron retirar el monumento para restaurarlo. 
El Ictíneo II alcanzaba una profundidad de 30 metros y es ampliamente considerado como el primer submarino "verdadero", al estar propulsado por motores a vapor y no por tracción humana y snorkels como ocurría con otros vehículos contemporáneos como el USS Aligator o el CSS Hunley

Clamor popular y posterior olvido

Poster Narcis Monturiol War Ein Spanischer Erfinder 220776
Como su nombre indica, el Ictíneo II no fue el primer submarino de Monturiol. El ingeniero español construyó en 1858 su primer submarino, una primera nave experimental con hélices accionadas a mano por doce tripulantes y con la que realizó más de 50 inmersiones hasta que finalmente sufrió un accidente. 
Dado el éxito, Monturiol solicitó por carta apoyo del público para financiar su segundo submarino. En 1862 se empezó a construir este nuevo submarino, más seguro, productivo y el doble de grande. Un proyecto que dos años más tarde se materializó con la creación de la sociedad La Navegación Submarina. 
El entusiasmo popular y la prensa presionaron para que el gobierno de Isabel II prometiera ayudas oficiales al invento, pero finalmente nunca llegaron. Monturiol dedicó también tiempo a un tratado sobre los submarinos de guerra, aunque sus desarrollos estaban dedicados más al rescate de marineros y la exploración submarina. Hubo más de 20 inmersiones exitosas durante tres años y se llegaron a hacer pruebas de tiro con un cañón giratorio, pero la poca capacidad de negocio de Monturiol y el escaso interés de la Armada Española acabaron con el invento
En 1885, Monturiol murió pobre e ignorado. "Ensayo sobre el arte de navegar por debajo del agua" se publicó ya en 1891, seis años después de su muerte. "Aquí yace don Narciso Monturiol, inventor del Ictíneo, primer buque submarino, que navegó por el fondo del mar en aguas de Barcelona y Alicante en 1859, 1860, 1861 y 1862" se escribió en su lápida de Barcelona. Una descripción sin aspavientos que muestra la dificultad de reconocer a los pioneros de cada época. 

17 metros de eslora e inmersiones de 7 horas

ictíneo casco
¿Cómo era el Ictíneo II? Estamos ante un vehículo capaz de sumergirse bajo el agua y con una velocidad limitada, pero donde por primera vez se utilizó un motor de combustión para impulsarse, al contrario que los submarinos de la época que aprovechaban el músculo humano para generar el movimiento. 
El nuevo submarino medía 17 metros de eslora, 3 metros de manga y 3,5 metros de la quilla a la cúpula. El Ictíneo II estaba preparado para albergar a 20 tripulantes, aunque 16 de ellos se encargaban de la propulsión. El 2 de octubre de 1864 fue botado desde el puerto de Barcelona, en una primera inmersión donde permaneció durante 7 horas y media bajo al agua a 30 metros de profundidad. La distancia prevista para poder transportar a los buzos hasta el coral. 
El submarino de Monturiol logró permanecer bajo el agua unas 8 horas y hasta 50 metros de profundidad, aunque teóricamente estaba diseñado para llegar a los 500 metros. El casco del Ictíneo II era doble y estaba construido en madera de olivo con refuerzos de roble y una capa de cobre para resistir la presión. También disponía de un sistema de tanques, válvulas y un peso móvil que servía para controlar los ascensos y descensos. 
Planos Monturiol
Pero esta versión del Ictíneo II necesitaba demasiado personal para moverse y Monturiol o estaba satisfecho con la velocidad. Y es que inicialmente el Ictíneo II no disponía de su motor a vapor
El objetivo era alcanzar los 2,5 nudos para atravesar las corrientes en contra. Y para intentar lograrlo se añadió, tres años más tarde, un motor a vapor, una idea que convertiría así al Ictíneo II en un submarino pionero y totalmente adelantado a su época. 

Una mezcla de zinc, manganeso y potasio para la propulsión

Para incorporar el motor a vapor Monturiol acudió all ingeniero industrial Josep Pascual Deop. Junto a él idearon un motor basado en una mezcla de zinc, dióxido de manganeso y clorato de potasio, una combinación para generar una fuente caliente que sirvió para calentar el agua de un horno y generar así energía para la reacción de propulsión. 
Esa reacción también servía para generar oxígeno suficiente para dos hombres, una cantidad inferior a la tripulación inferior. Precisamente este punto de generar oxígeno fue una de las grandes ventajas del Ictíneo II, una idea que permitió no tener que emerger a la superficie para generar aire respirable. 
Submarino
El motor en superficie funcionaba quemando carbón con un sistema de 2 pistones y una potencia de 8CV, mientras que el motor de vapor tenía una potencia de 2 CV y se basaba en un único pistón. 
Adicionalmente, Monturiol llegó a diseñar un sistema con un cañón a bordo. Sin embargo, la fuerza del cañón era demasiado grande y comprobó que causaba graves daños estructurales. Un intento de convencer a las autoridades militares que no terminó de funcionar y desvió la atención del gran invento de Monturiol, la utilización del motor a vapor para mover el submarino y de paso ayudar a la inmersión.