27 agosto 2018

La conquista de los mares


Un buzo, sobre un barco hundido en aguas de las Islas Caimán.
Un buzo, sobre un barco hundido en aguas de las Islas Caimán. PREDRAG VUCKOVIC/GETTY
La historia de la ciencia es la historia de una búsqueda, la misma que nos lleva a encontrar las preguntas por las cuales el mundo es respuesta. Lejos de tal apreciación, pero llevado por el deseo de hacer de su heredero un hombre instruido, el padre de Alejandro Magno, el rey Filipo II de Macedonia, encomendó a Aristóteles la educación de su hijo.
Aristóteles puso todo su empeño en el encargo de instruir al sucesor de Filipo II en el trono y, para ello, le dio a conocer el material con el que está construida la respuesta más sustancial del mundo. Sin embargo, la ambición de Alejandro venía condicionada por la raíz militar de su herencia genética y con tales presupuestos, ya se sabe, no hay filosofía que valga.
Todo indica que Alejandro Magno era insaciable en lo que a conquistas militares se refiere, no conformándose sólo con la conquista de territorios. Ya puesto, en su afán por apoderarse del mundo, también ambicionó poseer el fondo de los mares. Para conquistar el sótano de la creación, Alejandro Magno se hizo construir un caldero de vidrio transparente que, colgado de un cable y puesto boca abajo, le permitiría conquistar la parte más oculta del mundo.
Para hacernos una idea, el invento de Alejandro Magno era lo más parecido a un vaso gigante en posición invertida, donde se podía permanecer el tiempo que permitiera el aire que se juntaba en la parte superior del recipiente por acción de la propia presión del agua. Esta idea no fue suya, sino que la tomaría de su mentor Aristóteles que, en su momento, describió cómo la citada lebeta mantenía el aire y no dejaba entrar el agua, convirtiéndose tal invento en el prototipo de la primera campana húmeda. Tras la experiencia, Alejandro Magno escribiría una carta a su mentor Aristóteles en la que apuntaba que “bajo el mar ocurren cosas que mis ojos han visto sin que mi mente pueda comprender. Todo parece regido por la magia y los caprichos demenciales de dioses monstruosos”.
Relieve expuesto en el Museo Británico.
Relieve expuesto en el Museo Británico.
Con todo, Alejandro Magno no fue el primer hombre que utilizó la inventiva para practicar la inmersión. En un relieve que se encuentra en el Museo Británico y que data del siglo IX antes de Cristo, se muestra una escena donde tres hombres escapan de los arqueros que los están apuntando con su arco. Uno de ellos nada mientras que los otros dos sujetan entre sus brazos unos odres de piel. Todo indica que se servían de los citados odres para poder respirar bajo las aguas.
Heródoto cuenta la aventura que vivió Escilias "el mejor buzo que entonces se conocía”. Según el historiador griego, el tal Escilias, “echándose al mar, y partiéndose de Efetas, no paró hasta llegar a Artemisio, pasando bajo del agua, como si nada fuera, 80 estadios de mar” algo así como 15.000 metros. Una vez llegado a su destino, dio el aviso a los griegos de lo que la flota de Jerjes tenía planeado contra los griegos. Heródoto pensaba que todo esto era fábula y que Escilia hizo la travesía en barca aunque tal vez utilizase una especie de tubo respirador, muy parecido al actual esnórquel y al que también hizo alusión Aristóteles en sus escritos.
Durante el Imperio Romano, se formarían las primeras unidades de buceadores de combate, los denominados urinatores. Una de sus acciones más bizarras la cuenta el historiador Dion Casio y tuvo lugar en la denominada Batalla del río Medway, durante la conquista romana de Britania cuando los urinatoresatravesaron el río por el flanco derecho y atacaron por sorpresa a las tribus britanas que estaban al mando del rey de la tribu de los catuvellaunos y sus hijos.
Llegados aquí, podemos apuntar que el desarrollo de la inmersión submarina ha venido condicionado por el contexto bélico. Debido a esto y desde tiempos antiguos, la relación del ser humano con la guerra ha ido formulando preguntas que han hecho posible respuestas siempre adecuadas a intereses militares. Tal vez, si el mundo hubiera tomado otro rumbo y hubiese sido tratado como respuesta -y no como pregunta- los avances serían mayores por haber emprendido el camino de la ciencia, sin rodeos bélicos ni planes de conquista militar. Tal vez.
El hacha de piedra es una sección donde Montero Glez, con voluntad de prosa, ejerce su asedio particular a la realidad científica para manifestar que ciencia y arte son formas complementarias de conocimiento

El misterioso hundimiento del CSS Hunley

Todo ocurrió el 17 de febrero de 1864. En plena Guerra Civil estadounidense y como parte de la estrategia de bloqueo de los puertos del sur confederado, el buque USS Housatonic, un barco de más de 1200 toneladas y 12 grandes cañones, estaba parado a ocho kilómetros del puerto de Charleston, en Carolina del Sur. 
Aquella noche fue la elegida para poner a prueba un arma que podría cambiar el curso de la guerra. Esa noche, el H. L. Hunley iba a hundir el Housatonic. Y lo consiguió, pero tras comunicar que volvían a la base, el submarino desapareció sin dejar rastro.

El misterio del submarino perdido

Psm V58 D167 Confederate Submarine Which Sank The Housatonic
¿Dónde se había metido? Lo buscaron muchas veces, pero no apareció hasta 1995. Estaba intacto, a 300 metros del Housatonic hundido. En el año 2000 se extrajo del mar y se descubrió que sorprendentemente todo estaba perfecto en el interior. Los cuerpos estaban en sus asientos; las escotillas estaban cerradas; y nada hacía pensar que hubieran sufrido ningún accidente. ¿Qué había pasado en el Hunley?
Las opciones parecían muy improbables: no parecía razonable que los ocho tripulantes se quedaran sin oxígeno y, aún así, permanecieran perfectamente en sus asientos sin señal alguna de lucha por salir. 17 años después de encontrar el submarino, ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Duke han encontrado la respuesta
Para descubrirlo, Rachel Lance y su equipo han dedicado tres años a desarrollar todas las simulaciones posibles que podían encajar con los registros históricos del ataque. Y según sus conclusiones, los tripulantes del submarino murieron por las lesiones que la onda expansiva de la bomba les causó en pulmones y cerebros. Una onda expansiva que, a 30 metros por segundo, convirtió sus órganos "en gelatina": murieron al instante
Journal Pone 0182244 G001
¿Cómo es posible? Porque la bomba no era un torpedo autopropulsado. El submarino debía colocarse lo suficientemente cerca como para poder enganchar los 60 kilos de pólvora dinamita al casco con ayuda de una pértiga. Eso, aunque no lo sabían, los exponía a la onda expansiva.
Los 5 metros de la pértiga no fueron suficientes y cuando les llegó la onda, a tan solo unos 12 metros de distancia, los efectos fueron devastadores. Según los autores, la única explicación que existe a por qué hemos tardado tanto en verlo es que las lesiones se darían en los tejidos blandos que en 2000 ya habían desaparecido.
El Hunley se convirtió en el primer sumergible capaz de hundir otra nave, pero poco más. Los submarinos no cambiaron el curso de la Guerra. Y es que la desaparición del Hunley demostró, a la vez, todo el potencial y todos los peligros de la guerra submarina.
Javier Jimene para Kataka

120 SUBMARINOS ALEMANES DESAPARECIDOS

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial permanecen desaparecidos unos 120 submarinos alemanes de los que no se ha vuelto a saber nada. No fueron declarados hundidos, ni se rindieron nunca a los aliados ni a autoridad de país alguno. En los archivos, la explicación sobre su paradero es siempre “asunto no aclarado”. Los aliados descubrieron tras la guerra extrañas irregularidades en los archivos de la Kriegsmarine, como lo demuestra el hecho de que algunos submarinos de última generación llevaban la numeración de submarinos anticuados. Debido a estas inexplicables irregularidades (muy en contra del minucioso espíritu alemán), nos surge otra pregunta: ¿Es posible que la cifra de 120 submarinos sea inferior al número real de submarinos que desaparecieron? ¿Pudieron los alemanes haber construido submarinos que oficialmente “no existían” y que por ello nunca fueron regristrados? Fuera como fuese, ¿cuál fue el destino de más de cien submarinos alemanes? Según el Hitlerismo esotérico, el destino de estos submarinos, de muchísimos miles de alemanes que sencillamente “desaparecieron”, de muchos científicos alemanes y sus familias, así como el destino de Hitler, Eva Braun y otros leales fue la base del Tercer Reich en la ANTÁRTIDA: NEUSCHWABENLAND. Es cierto que la mayoría de los submarinos alemanes fueron hundidos en el transcurso de la guerra, pero cada vez que un submarino era hundido se registraba minuciosamente el lugar (latitud y longitud), fecha y hora y por quién había sido hudido. Y éste no fue el caso de ninguno de los submarinos de que hablamos. Por otro lado, si alguien está tentado a pensar que esos submarinos “ausentes” se los quedaron los aliados “sin declararlos”, puede despedirse al instante de esa teoría: cada submarino que se rendía a los aliados era minuciosamente registrado. Pretender hacer aparecer como “desaparecido” un submarino que ya ha sido registrado habría sido completamente imposible, y recordemos que los americanos no tuvieron reparos en quedarse a la vista de todos con todo el botín que quisieron cuando entraron en Alemania, por ejemplo los cohetes V2. Por último, nadie puede ser tan estúpido de creerse que los alemanes iban a consentir que 120 de sus mejores submarinos cayeran simplemente en las manos enemigas: es habitual hundir la nave antes de dejarla caer en manos del enemigo, lo cual por cierto también se registra en los archivos (por ejemplo el famoso caso del buque acorado alemán “Graf Spee”, hundido por su capitán al no ver otra salida). En los años posteriores a la guerra, se produjeros muchos informes de gente del mar que aseguraba haber visto “submarinos fantasma”… Se trata de los OSNIs u “Objetos Submarinos No Identificados”, en analogía con los OVNIs. ¿Pero qué se sabe de los submarinos alemanes de última generación? De igual forma que el Tercer Reich desarrolló sus “aviones circulares” de propulsión no convencional, debemos pensar que aplicaran esa misma propulsión no convencional a sus ingenios submarinos. Si admitimos que los alemanes construyeron una gran fortaleza en la Antártida, que nunca fue tomada, entonces tenemos que admitir también que los alemanes contaran con supersubmarinos, capaces de transportar mucha más carga y a mucha mayor velocidad que los submarinos convencionales. Para los planes del Reich alemán era de vital importancia contar con tales supersubmarinos. Al final de esta sección puedes encontrar una lista de submarinos alemanes desaparecidos. El extraño caso de dos submarinos en el Mar de la Plata En 1945, varios meses después de terminada la guerra, llegaron hasta las costas argentinas de Mar del Plata un par de submarinos alemanes de última generación, capaces de permanecer hasta seis meses sumergidos, y cargados de más hombres de los que necesitaría cualquier misión usual. Transportaban una curiosa carga de cigarrillos, a pesar de que ninguno de ellos fumaba (como es tradicional entre los austeros oficiales de este tipo de naves). Los submarinos llevaban mucho tiempo en el mar, lo que es más extraño aún. La tripulación no pudo explicar satisfactoriamente su presencia en estas aguas australes ni por qué las naves estaban falsamente clasificadas con las series U-530 y U-977, correspondientes en realidad a dos viejos submarinos que en los archivos navales de la Marina Alemana aparecían incluso en reparaciones, de modo que la adulteración era una clara muestra de que se trató de ocultar la desaparición de estas naves. Los norteamericanos enviaron en tiempo récord una enorme dotación de oficiales que apresaron a los alemanes y se los llevaron a Estados Unidos, haciéndolos desaparecer. Fueron sometidos a durísimos interrogatorios. La noticia que circuló entonces, incluso entre algunos medios de prensa de la época, era que los dos submarinos habrían sido parte de un enorme convoy que salió de Alemania con Hitler y sus principales asesores hasta algún lugar secreto de las tierras australes, el “paraíso inexpugnable” del almirante Doenitz. Las naves, producto de las tormentas en altamar de ese año, se habrían extraviado y, como es común en las misiones ultrasecretas, por ser parte de la comitiva de compañía, desconocían el lugar al que se dirigían, limitándose a seguir a los guías. Fue así como, extraviados y rendidos a su mala fortuna, llegaron perdidos hasta Mar del Plata. OSNIS Han sido decenas de miles el número de avistamientos de OSNIs desde finales de los años 40. Los relatos que se han ido recopilando sugieren que por las aguas de nuestro planeta circulan tantos OSNIs como OVNIs hay en los cielos. Más de un 70 % de la superficie de la Tierra está cubierta de agua. La profundidad media de los mares y océanos es de tres kilómetros, y el hombre apenas ha comenzado a explorar las vastas zonas que se encuentran debajo de la superficie. Estas zonas podrían ser lugares ideales para el establecimiento de bases submarinas. A continuación presentamos algunos testimonios de avistamientos OSNI. El 25-9-1946 informó la “Agence France Press” del encuentro del barco ballenero islandés “Juliana” con un submarino alemán en las aguas antárticas al sur de las islas Falkland. El submarino había detenido al ballenero y el comandante alemán se acercó al barco en un bote neumático y subió a bordo, donde le pidió en inglés al capitán islandés víveres frescos, a lo que éste accedió. El comandante pagó en dólares americanos y dio a la tripulación una prima de 10 dólares a cada uno. Durante el transbordo le dio al islandés indicaciones de la posición de bancos de ballenas, que se revelaron como ciertas. Cuando el capitán Hekla fue preguntado más tarde si lo había notificado a la base de la marina británica en las Malvinas, respondió que había venido de Islandia para capturar ballenas, no submarinos. El periódico parisino “France Soir” comentó la noticia, que llegó de Santa Cruz, en el sur de Argentina, de la siguiente manera: “Esto confirmaría los rumores sobre la existencia de huellas de la marina de guerra del Reich Alemán en las aguas de Tierra de Fuego y las zonas no exploradas de la Antártida”. Las aguas están entre las dos más importantes zonas de fuga: la Patagonia y la Antártida alemana “Neuschwabenland”. El 24-11-1972 informó el periódico “The Star” de Johannesburgo de una (inútil) acción de búsqueda desde el aire de un misterioso submarino que había emergido cerca de Natal (Suráfrica, al norte de Durban) en las proximadades de la costa y “closely resembled that of the German U boats of World War 2 (se parecía mucho a un submarino alemán de la Segunda Guerra Mundial). El periódico alemán “Westfalenpost” escribió el 16-2-1989: “La marina sueca afirma haber encontrado huellas de submarinos ajenos en sus aguas. Uno de los submarinos no identificados habría cortado en el Mar Báltico varios cables entre las islas de Gotland y la costa soviética. El Ministerio de Defensa ha declinado opinar al respecto por motivos de seguridad”. ¿Motivos de seguridad? ¿La seguridad de quién? La tarde del 30 de Julio de 1967, el oficial Jorge Montoya, a bordo del buque Naviero, se encontraba de servicio, cuando el barco argentino estaba justo navegando por el Atlántico Sur, a 190 kilómetros de la costa brasileña. Los oficiales fuera de servicio y la tripulación estaban cenando abajo, y la normalidad era total. Al echar una mirada al mar por el lado de estribor Montoya sufrió un sobresalto al ver a una extraña nave con forma de puro deslizarse silenciosamente por el agua a unos 15 m de distancia. Se quedó pasmado durante unos instantes y después alertó al capitán por el intercomunicador. Cuando el capitán Julián Ardanza llegó a la cubierta, la misteriosa nave seguía moviéndose paralelamente al barco. Los dos hombres la estuvieron estudiando por espacio de 15 minutos, durante los cuales el objeto se mantuvo en la misma posición. La misteriosa embarcación brillaba con luz blanco-azulada brillante y no dejaba ninguna estela. Estimaron que su longitud oscilaba entre los 32 y los 34 m. Después, sin previo aviso, la embarcación no identificada giró en dirección al buque mercante y, produciendo un resplandor brillante al acelerar, se sumergió por debajo del buque para desaparecer rápidamente en las profundidades del océano. Los oficiales y la tripulación del Naviero acababan de ver uno de los enigmáticos objetos submarinos no identificados (OSNIs). En una entrevista que la prensa le hizo posteriormente, el capitán dijo que desde luego no se trataba de un submarino convencional ni de una ballena, y que en veinte años de servicio no había visto nunca cosa igual. Uno de los casos más dramáticos registrados en los anales de los OVNIS es el que ocurrió la noche del 26 de julio de 1980. El remolcador Caioba-Seahorse efectuaba una travesía regular cuando, a 95 km de la costa brasileña, cerca de Natal, el contramaestre vio de repente un objeto gris de diez metros de diámetro que flotaba sobre la superficie. Al mismo tiempo podía verse sobre el mar una luz brillante que avanzaba rápidamente en dirección hacia ellos. El contramaestre viró rápidamente para evitar el choque con el objeto flotante, que encendió entonces luces de varios colores (amarillo, rojo, verde y azul). en aquel momento la luz brillante ya les había alcanzado, y podía distinguirse un cuerpo resplandeciente de forma ovalada que se mantenía suspendido silenciosamente a unos 60 m por encima del OSNI flotante. Los motores del remolcador se habían parado, y la tripulación contempló, con miedo y fascinación, cómo el OVNI se posaba lentamente sobre el OSNI. Tuvo lugar una conexión, las luces del OSNI se apagaron, y los dos cuerpos se elevaron juntos. Después de permanecer unos minutos flotando en el aire en aquella área, el OVNI, junto con su carga, se alejó rápidamente en dirección al mar. Naturalmente, este acontecimiento impulsó a las autoridades navales a llevar a cabo una investigación de alto nivel, y desencadenó entre los ufólogos civiles brasileños innumerables especulaciones. ¿Fue la tripulación del remolcador testigo de una operación de rescate de un OVNI por parte de otro? ¿O se trataba más bien de una operación rutinaria de recogida, realizada en un lugar convenido? No se pudo llegar a ninguna conclusión; y lo que las autoridades navales eventualmente pudieron descubrir, lo guardaron en secreto. También han sido vistos OSNIS frente a la costa de Norteamérica. Uno de los testigos fue Wesley Gruman, de diecinueve años, que la noche del 27 de marzo de 1979 se dirigía hacia Oak Bluff (Massachusetts). Al observar un resplandor verde por encima de unas dunas de arena, en cuanto pudo miró en dirección al mar. A unos 60 m de la orilla flotaba sobre el agua un cilindro luminoso de unos nueve metros de longitud. Cuando el OSNI, silenciosamente, se elevó, Gruman paró el coche y bajó para observar cómo ascendía. Quiso ir a buscar una linterna bastante potente que llevaba en el coche, pero se encontró con que sólo podía mover la cabeza. Esta parálisis duró hasta que el OSNI se hubo alejado lo suficiente como para quedar fuera del alcance de la vista. Gruman cuenta también que se produjeron otros dos extraños fenómenos: por una parte, la radio de frecuencia modulada de su coche emitió un zumbido de baja frecuencia mientras duró la visión; el otro fenómeno fue el extraño comportamiento de su reloj de pulsera. El calendario del reloj, que funcionaba con cuerda normal, iba tres días adelantado, pero al día siguiente de la experiencia señalaba la fecha correcta, y lo sigue haciendo desde entonces. En Newport (Rhode Island), John Gallagher observó a la luz del día un objeto no identificado que era levantado o impulsado desde el mar. En abril de 1961 se hallaba trabajando en una casa junto al mar y vio una esfera roja balanceándose sobre las olas. Intrigado, subió al segundo piso para tener mejor visibilidad, y pudo distinguir entonces que la esfera se encontraba a unos 180 m de la orilla y era arrastrada mar adentro. De repente se elevó hasta un altura de unos 18 m, se detuvo, y acto seguido, acelerando hasta alcanzar unos 160 km/h, voló en dirección a alta mar. Gallagher estaba seguro de no haber visto un globo de aire, ya que sus movimientos y velocidad no eran los de un objeto movido por el viento, sino los de un objeto bajo control inteligente. Los objetos submarinos no identificados también extienden sus actividades a las aguas interiores. Hay relatos acerca de OSNIs en lagos, ríos, puertos, ensenadas y fiordos. En noviembre de 1980, en el río brasileño Araguari, más de setenta personas que esperaban un transbordador vieron cómo un sólido objeto de cinco metros de diámetro surgía de debajo del agua. Por espacio de unos cuatro minutos estuvo flotando en el aire a una altura de unos 200 metros, y después, lentamente, se movió en dirección al mar. Por unos momentos voló a menos de 30 m de la orilla. El hombre que vio un “típico platillo volante” elevarse del río Thompson, cerca de Kamloops (Columbia Británica, Canadá), desea permanecer en el anonimato, pero se trata de una persona de confianza, según afirma el doctor J. Allen Hynek, ufólogo mundialmente conocido. En la soleada tarde del 16 de mayo de 1981, el testigo estaba pescando tranquilamente cuando, con un ruido “como el de agua vertida sobre una sartén caliente”, la extraña nave emergió del agua helada a unos 90 m de la orilla. Entonces, acelerando, subió bruscamente por encima de su cabeza y se alejó en un abrir y cerrar de ojos. Al alejarse produjo un sonido como de chapoteo cuando unas bolitas de algo procedente del objeto cayeron en forma de lluvia alrededor del pescador. Este recogió parte de este material, que fue analizado por el Centro de Estudios de OVNIS de Illinois (Estados Unidos). A finales de 1981 aún no se habían hecho públicos los resultados. El conductor y los pasajeros de un autobús de Londres tuvieron un asiento de primera fila para presenciar cómo un OSNI plateado y en forma de puro se sumergía en el río Lea, después de haber cortado unos cables telefónicos y de haber dejado una marca en el margen de cemento del río. Bob Fall conducía su autobús número 123 en dirección a Tottenham, el 13 de abril de 1964. cuando el OSNI voló atravesando la carretera delante del vehículo y aterrizó en el río. Se hizo dragar el río, que tenía unos dos metros de profundidad, pero no se encontró nada. La policía sugirió que tal vez los testigos habían visto una bandada de patos, lo cual no explica los cables rotos ni las señales en el cemento. Otro caso “imposible” de visión de OSNI fue el que tuvo lugar en el río San Lorenzo, cerca de Quebec (Canadá), en marzo de 1965. El capitán Claude Laurin y su copiloto, de la línea Quebecair, pudieron ver por espacio de cuatro o cinco minutos a un “submarino” situado debajo de la superficie. a más de 300 km del mar abierto, posición extremadamente peligrosa para un submarino normal. El 23 de mayo de 1969 tres testigos oculares vieron cómo “un objeto redondo, resplandeciente y que emitía destellos de luces rojas” se sumergía en el San Lorenzo. La investigación policial lleva da a cabo “no descubrió nada”. El siguiente relato constituye una prueba bastante fehaciente de la posibilidad de que algunos OVNIS, después de un vuelo supersónico a través de la atmósfera, necesiten enfriar sus estructuras sobrecalentadas. En verano de 1967, un grupo de boyscouts estaba acampado en la orilla de un plácido lago a 32 km de St. John (Nueva Brunswick. Canadá). Los muchachos estaban durmiendo, y el jefe del grupo y su ayudante habían bajado hasta el lago para ir a buscar agua. De la oscuridad surgió un OVNI en forma de dos platillos -colocados uno frente al otro- con destellos rojos, naranjas, verdes y azules a su alrededor. Al entrar en contacto con el agua y sumergirse se produjo un chirrido, semejante al sonido que oyó el hombre que vio elevarse un OVNI del río Kamloops en 1981. El lago, de aguas claras y frías, se alimentaba de las nieves de las montañas; no obstante, cuando a la mañana siguiente volvieron los dos hombres, el agua estaba bastante turbia y tibia. Otra extraña experiencia fue la vivida por el matrimonio Bordes, que, la noche del 16 de septiembre de 1955, se hallaban pescando en el embalse de Titicus, en el estado de Nueva York. A la 1.30 de la madrugada aún no habían tenido suerte. Entonces fue cuando la señora Bordes vio una esfera luminosa rosa que se elevaba del agua para volverse a sumergir. Al cabo de un rato, cuando estaban de vuelta hacia la orilla, ambos vieron fuera del agua una forma oscura. Tenía dos bandas horizontales de luz blanca en la base y una luz rotatoria de color amarillo encima. El señor Bordes, más curioso que asustado, remó en dirección a las luces y éstas retrocedieron a mayor velocidad. Después se movieron en dirección hacia él y entonces el señor Bordes, a su vez, retrocedió. A su mujer el asunto no le hacía ninguna gracia, de modo que remaron un kilómetro y medio en dirección al embarcadero, con las luces siguiendoles a cierta distancia. Cuando llegaron al coche y se pusieron en marcha aún podían verse las luces en el embalse. Los poderes de estas enigmáticas máquinas parecen ser inmensos, según nos indican los siguientes relatos de acontecimientos ocurridos en las heladas aguas de Suecia. El 30 de Abril de 1966, entre las 17.15 y las 17.30, tres testigos vieron cómo un objeto gris oscuro de 9 m de longitud avanzaba por el lago Siljan (en el centro de Suecia) abriendo en la capa de hielo un canal de un palmo de espesor. El canal abierto tenía una anchura de tres metros o tres metros y medio, y una longitud de más de 800 m. Mientras el OSNI se precipitaba en el hielo a una velocidad de 95 km/h iba despidiendo por ambos lados bloques de hielo y agua en forma de cascada. Ocho años antes, el 5 de abril de 1968, el Times había dado la noticia de que “un objeto increíblemente poderoso ha practicado un enorme agujero en la capa de hielo de un lago de la parte central de Suecia; los científicos y expertos militares no saben a ciencia cierta de qué se trata”. Dos personas residentes allí habían localizado el agujero cerca de Malung: tenía un área de 585 m. Al frente de la investigación se encontraba el coronel Curt Hermansson, quien afirmó que el impacto de una aeronave estaba fuera de cuestión, ya que no había ninguna señal alrededor del agujero. El hecho de que el hielo, como de un metro de espesor, hubiera sido levantado por debajo, parecía indicar -en vista de la actividad de OSNIS registrada hasta la fecha- que algo “increíblemente poderoso” había salido de debajo de la capa de hielo. Pero, ¿quién puede afirmarlo con certeza? Los submarinistas que exploraron los fondos embarrados del lago no encontraron nada que explicara el misterio. Unos días más tarde se descubrió otro gran agujero en la capa de hielo de un lago situado en las cercanías de Serna. Las autoridades supusieron que los agujeros habían sido originados por la caída de algún objeto al agua. Hacia años que los escandinavos se veían importunados por objetos que caían del cielo. Muchos de estos sucesos ocurrieron en 1946. y al principio la prensa supuso que se trataba de meteoritos; sin embargo, al aumentar el número de relatos en torno a proyectiles plateados en forma de torpedo y que emitían trazas de humo -muchas veces más de un relato al día- se les denominó “cohetes fantasma”. La primera suposición fue que se trataba de cohetes alemanes V2, capturados y puestos a prueba por los soviéticos; no obstante, los hechos no confirmaban estas suposiciones. A pesar de que el complejo de fabricación de cohetes que los alemanes tenían en Peenemünde había sido ocupado por los rusos en mayo de 1945, los científicos alemanes ya se habían rendido a las fuerzas norteamericanas, dejando las instalaciones de pruebas completamente destruidas. No era posible que los científicos rusos hubieran empezado a montar y disparar V1 o V2 en tan poco tiempo, y mucho menos desarrollar y construir cientos de cohetes nuevos con unas características de vuelo bastante distintas a las del V2. Un típico caso de “cohete fantasma” fue el presenciado el 19 de Julio de 1946 por una familia que aseguró haber oído un ruido como “el de un fuerte viento” y visto dos cohetes de dos metros de longitud y unas alas cortas, como de un metro, situadas en la mitad inferior de la máquina, que pasaban sobre sus cabezas y se sumergían en el lago Mjosa, a 96 km al norte de Oslo (Noruega). en el fondo del lago podía verse un cráter, pero en las operaciones de dragado ordenadas por las autoridades militares no se halló nada. Los cohetes fantasma eran detectados por radar cuando efectuaban cambios bruscos de dirección, pero raramente chocaban Y, cuando lo hacían, siempre era contra las aguas de un lago. No obstante, nunca se encontraron restos, a pesar de las intensas búsquedas llevadas a cabo por el ejército. Extraños incidentes de submarinos americanos y soviéticos Pero también se echa la culpa a los “submarinos fantasma” de extraños sucesos que acaecen en los mares del mundo, y el caso es que son muchos accidentes para tratarse de submarinos que cuestan varios cientos de millones de dólares. John A. Keel escribió en 1972: “En los últimos dos años han desaparecido seis submarinos de Israel, Francia, Inglaterra y EE.UU. sin dejar rastro. Tres de ellos en el Mar Mediterráneo, y ninguna acción de búsqueda minuciosa ha podido pudo aclarar su destino. No se encontraron ni restros de fuel ni de los submarinos”. ¿Tal vez fueron abordados y secuestrados? Existen muchas noticias de extraños “accidentes” ocurridos en submarinos atómicos norteamericanos y soviéticos. Así por ejemplo, en Mayo de 1968 se hundió el submarino atómico norteamericano “Scorpion” en el Atlántico norte. Cinco meses después se le localizó en el fondo del mar. Un torpedo activado había sido evidentemente detonado en su tubo antes de dispararlo. ¿Dispararlo contra quién? En un caso semajante ocurrido en 1984, cinco cazas soviéticos MIG fueron destruidos al estallar antes de su lanzamiento, sin motivo alguno y de forma inexplicable, los misiles que iban a lanzar contra un OVNI que estaban persiguiendo. Curiosamente, esto parece ser que es lo que le ocurrió también al submarino ruso Kursk. El 13-3-1986 encalló el submarino atómico de EE.UU. “Nathanael Green” ante Irlanda. Nadie resultó herido, el submarino sin embargo resultó seriamente dañado. Sólo dos meses después encalló el submarino atómico norteamericano “Atlanta” en el estrecho de Gibraltar. Tampoco esta vez hubo heridos. Tan malas no pueden ser las cartas de navegación y aparatos de medición de los submarinos atómicos americanos… En 1981, en el mismo sitio donde años atrás se había hundido el submarino atómico americano “Thresher”, fueron observados dos veces “discos de fuego redondos” que salían del océano por un carguero canadiense. En Agosto de 1980 se incendió un submarino atómico soviético ante Japón y tuvo que ser remolcado hasta Wladivostok. En 1983 se averió un submarino atómico soviético de la clase “Victor 3”, por aquel entonces la más moderna, ante la cosca este americana en el Atlántico. Después de cabecear allí durante días, por fin fue remolcado hasta Cuba para ser reparado. En Junio de 1983 se hundió un submarino atómico soviético en el Pacífico norte debido a una vía de agua. En 1986 se averió otro submarino atómico soviético más ante el norte de Japón. Tuvo que ser remolcado. El 6-10-1986 se hundió en el Atlántico un submarino atómico soviético tras un incendio. Además, a comienzos de Mayo de 1987 se hundió un submarino atómico soviético ante la costa mexicana del Pacífico. La causa se desconoce. Pequeña lista de los submarinos alemanes desaparecidos Submarino – Entrada en servicio – Paradero del submarino U 2111 15.05.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2112 05.06.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2113 07.06.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2251 15.07.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2252 17.07.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2253 19.07.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 2254 20.07.44 Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 2295 23.08.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5034 15.11.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5035 17.11.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5036 18.11.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5037 20.11.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5251 10.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5252 03.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5253 11.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5254 18.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5255 13.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5256 21.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5257 15.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5258 15.10.44 Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 5269 03.11.44 Asunto hasta la fecha no aclarado U 5270 ? Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 5350 ? Asunto hasta la fecha no aclarado U 5751 ? Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 5800 ? Asunto hasta la fecha no aclarado U 6201 ? Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 6245 ? Asunto hasta la fecha no aclarado U 6251 ? Asunto hasta la fecha no aclarado hasta U 6300 ? Asunto hasta la fecha no aclarado 

Puedes leer mas en : https://mundooculto.es/2018/08/120-submarinos-alemanes-desaparecidos/
10/04/2015. En este tipo de tareas se pone de manifiesto la preparación integral de las unidades submarinas. 
Mar del Plata – Desde noviembre del año pasado y continuando hasta el presente, la Fuerza de Submarinos se encuentra abocada a un programa de lanzamiento de torpedos de ejercicio.
Esta tarea constituye la cima de la actividad submarinística ya que en ella se pone de manifiesto la preparación integral de las unidades submarinas, no sólo en lo que respecta al lanzamiento del arma, sino también en lo concerniente al adiestramiento en técnicas y tácticas; alistamiento de la unidad; embarque del torpedo; preparación del sistema de armas; la aproximación y el ataque al buque blanco; y el guiado del torpedo.
Los torpedos de ejercicio utilizados para esta ocasión son similares a los de combate; ambos se conforman con secciones intercambiables, que unidas entre sí constituyen el arma. Por ejemplo, poseen las secciones del motor, de la batería y electrónica, del material explosivo y de la cabeza acústica, entre otras.
La diferencia entre ellos la constituye una sección, que es la del material explosivo. En el caso de los de ejercicio, ésta es reemplazada por una que posee equipamiento electrónico capaz de registrar la actividad del torpedo una vez que es lanzado fuera del submarino. Además el de ejercicio posee una batería recargable, que puede ser utilizada para efectuar varios lanzamientos.
El ejercicio 
Comienza con la designación del buque lanzador y el buque que oficiará eventualmente de blanco. Ambos son desplegados al mar en un área donde el submarino debe realizar su aproximación hacia la unidad de superficie y efectuar el lanzamiento del torpedo en inmersión, tratando de concretar la actividad de la forma más parecida posible a una situación real, con el fin de preparar al personal interviniente en el complejo arte del ataque submarino.
Estos lanzamientos deben ser efectuados de noche, porque una vez que el torpedo finaliza su corrida debe ser recuperado del mar y, para tal fin, cuenta con una luz indicadora de su posición, sólo visible en la oscuridad. También posee una chicharra que permite ser escuchada por el sonar del submarino.
Los torpedos usados son “filoguiados”, lo cual implica que durante su corrida permanecen comunicados con el buque lanzador por medio de un fino cable que se va desplegando y que permite enviarle señales electrónicas para poder efectuar el control del mismo. De esta forma es guiado hasta hacer contacto por medio de su propio sonar con el buque blanco.
Un vez que el torpedo agota su batería, sale a la superficie, enciende su luz indicadora de posición y comienza a emitir sonido su chicharra. Gracias a ello puede ser localizado y el mismo buque que ofició de blanco procede a su recuperación.
La recuperación final la realizan buzos salvamentistas, quienes se encuentran embarcados en el “buque blanco”. Éste se aproxima al torpedo inmóvil, arría uno de sus botes y desembarca al personal de buzos, que una vez junto al torpedo se arroja al agua para asegurar el mismo con unos arneses que posteriormente permitirán su remolque hasta puerto.
Esta tarea la efectúa la lancha patrullera ARA “Punta Mogotes”, que recibe el torpedo de manos de los buzos y luego lo remolca a bajas velocidades hasta la Base Naval Mar del Plata, donde es recibido por el Arsenal Naval Mar del Plata para su posterior análisis.
Los participantes
En este tipo de actividades no sólo participa la Fuerza de Submarinos con sus unidades lanzadoras y su personal, sino también el Arsenal Naval Mar del Plata en la preparación y alistamiento del torpedo para su lanzamiento y posterior análisis efectuado a la información registrada por la sección electrónica del mismo.
También participa la División de Patrullado Marítimo aportando las unidades que ofician de buque blanco y recuperador del torpedo; y el Área Naval Atlántica otorgando los servicios indispensables, buzos de su División Salvamento y la lancha ARA “Punta Mogotes” para el remolque.
Asimismo, es partícipe el Comando de la Aviación Naval que mantiene a la orden una aeronave para eventualmente contribuir a la localización del torpedo a ser recuperado.
En síntesis, estos ejercicios implican la participación de personal y medios de diversa índole y actividad, que trabajando en conjunto permiten el adiestramiento individual e integral de diferentes componentes de la Armada.

[tribulant_slideshow gallery_id=”24″]

Un submarino, dos banderas y dos héroes.

por Lutzow el Sab 18 Ago 2018 20:31 
Cuando pensamos en un submarino penetrando en un base naval enemiga a todos nos viene a la cabeza el U-47, que comandado por el Kapitänleutnant Gunter Prien, sorteó las defensas de Scapa Flow en 1939 y hundió allí al acorazado HMS Royal Oak. Pero este éxito tiene varios antecedentes en forma de fracaso, e iniciamos este hilo con el que probablemente fue el primer intento de un submarino de forzar las defensas de una base naval fuertemente protegida.

El submarino era un arma no probada en combate al estallar la guerra en 1914, pero varias Armadas importantes, incluyendo las de Francia, Gran Bretaña, Alemania y Estados Unidos, habían invertido mucho en tales buques en la década anterior. Se llevaron a cabo extensas pruebas y evaluaciones de los procedimientos operacionales y varias Armadas de segundo rango los siguieron rápidamente. Los enfoques de diseño alternativo todavía se estaban investigando y el desarrollo francés siguió una trayectoria algo diferente a otras Marinas. Se construyeron 34 unidades de las clases Brumaire y Pluviôse, diseñados por Maxime Laubeuf y aunque todos tenían propulsión eléctrica bajo el agua, varias de las unidades construidas fueron alimentadas en superficie por motores de vapor, lo que ralentizaba el tiempo de inmersión y resultó poco práctico desde el punto de vista operativo. (La Royal Navy no tomó nota de la experiencia francesa, y como resultado de ello desarrolló, también con motores a vapor,la desastrosa clase K)
Imagen
Submarino Vendemiaire, impulsado por vapor, de la clase Pluviose.

Estas embarcaciones tenían una longitud de 52 metros, un desplazamiento de 398 toneladas y en su momento fueron innovadoras por ser de doble casco, uno interior generalmente cilíndrico, lo suficientemente fuerte como para resistir la presión externa, pero con un casco exterior en forma de bote para mejorar la navegación en la superficie, características que se convirtieron en estándar a partir de entonces en la mayoría de las otras Armadas. Sin embargo no disponían de puente o "vela" como tal, solo un pequeño puente bajo y abierto para maniobrar en la superficie. Extendiéndose hacia proa y popa de esta plataforma había una pasarela apoyada en montantes, y en el espacio bajo los mismos se portaban seis torpedos de reserva para un único lanzatorpedos situado en la proa, con un torpedo en la recámara y solo otro de reserva, lo que obligaba a emerger al submarino para recargar una vez gastados estos.





Imagen
Submarino Montgolfier, clase Brumaire, vista en el Sena, París.

El Curie, lanzado en 1912, pertenecía a la clase Brumaire , equipado con motores diésel para navegar en superficie. En agosto de 1914, cuando Francia y Gran Bretaña entraron en guerra con las Potencias Centrales, el Curie fue asignado para apoyar el intento de la Armada francesa de cerrar el Estrecho de Otranto entre el sur de Italia y Grecia, con el fin de bloquear a la Armada austro-húngara en el Adriático.


Imagen
Miembros de la tripulación del Curie, donde se puede apreciar la pequeña plataforma de dirección.

Nacido en 1882, el teniente 1st Class Gabriel O'Byrne fue, a pesar de su nombre, francés, descendiente de uno de los irlandeses que entraron al servicio de Francia en el siglo XVIII, cuando una Ley de Irlanda prohibió a los católicos servir en el Ejército. Tras ingresar en la Marina en 1896, O'Byrne estuvo presente en China durante el levantamiento de los Boxer en el 1900 y más tarde se especializó en submarinos, tomando el mando del Curie poco después de su puesta en servicio. De él partió la idea de penetrar en la base de la K.U.K en Pola y torpedear uno de sus acorazados, siendo aceptada la propuesta, que seria llevada a cabo por su propio submarino.



Imagen
Gabriel O'Byrne.

El 17 de diciembre de 1914 el Curie fue remolcado a media altura del Adriático por el crucero acorazado Jules Michelet (señalar que en este momento Italia todavía era neutral y que la operación desde una base italiana más cercana a Pola no era una opción). El Curie, con un complemento de 29 hombres y su perro mascota, soltó el cable de remolque a 150 millas de Pola. pasando el día siguiente acercándose a la base austro-húngara, haciendo la mayor parte del recorrido en superficie. Tras cruzar inadvertidamente un campo de minas, sin que por fortuna se tocase ninguna, se dedica la noche del 19 a investigar las defensas de la base, resolviéndose atacar al día siguiente.



Imagen
Plan de ataque del Curie y defensas de Pola.

Manteniendo una profundidad de unos 60 pies, el Curie llegó al brazo exterior del puerto alrededor del mediodía. Se escuchó un raspado de corta duración cuando navegó bajo la red antisubmarina y una vez sobrepasada esta O'Byrne llevó al submarino a profundidad de periscopio y vio, demasiado tarde, las boyas de una segunda barrera justo delante. El Curie fue atrapado casi instantáneamente en las redes de acero, los tanques de lastre se descargaron en un desesperado intento de hundirse y la tripulación se dispuso a correr de un lado a otro para alterar la inclinación mientras los motores se forzaron para intentar liberar la nave. Fue en vano, las hélices se enredaron y pronto los motores eléctricos sobrecalentados amenazaron con quemarse. Estos esfuerzos continuaron durante cuatro horas y el aire se volvió cada vez más irrespirable, de modo que el perro murió de asfixia y la tripulación corría el mismo peligro.

La situación era desesperada, O'Byrne destruyó sus documentos secretos y ordenó salir a la superficie, sabiendo por los sonidos de las hélices cercanas que había una nave enemiga casi directamente sobre su cabeza. Cuando el Curie emergió estos buques abrieron fuego contra él, al igual que una batería costera cercana. Dos proyectiles del torpedero Tb 63T alcanzaron al Curie. O'Byrne ordenó abandonar el barco y abrió todos los respiraderos para echar a pique la nave. Él mismo resultó herido en los pulmones, su segundo al mando, el teniente Pierre Chailley, había muerto de inmediato y el timonel había resultado gravemente herido y murió en el hospital poco después. O'Byrne tuvo que ser disuadido de hundirse con su nave y se encontró en el agua helada con sus hombres durante la siguiente hora hasta que fueron rescatados por botes de uno de los objetivos previstos del Curie , el dreadnought SMS Viribus Unitis . Todos los prisioneros fueron tratados con dignidad, de hecho admiración, y en vista de la gravedad de sus heridas, O'Byrne fue enviado a un hospital en Graz, Austria. En junio de 1915 las autoridades austro-húngaras permitieron que su esposa viniera de Francia para cuidarlo. Aquí dejaremos a O'Byrne por ahora, pero volveremos con él más tarde.

Ante la falta de efectivos (al iniciarse la guerra la K.uK. solo contaba con seis pequeños submarinos) se decide inmediatamente intentar reflotar el Curie, lo que se logra el 2 de febrero de 1915, siendo reacondicionado y puesto en servicio como SM U-14 el 1 de junio, bajo el mando del Korvettenkapitän Otto Zeidler, sin que este lograse ningún éxito antes de caer enfermo en Octubre, siendo sustituído por el Linienschiffsleutnant Georg Ritter von Trapp.



Imagen
Georg Ritter von Trapp.

Este oficial ya había logrado éxitos importantes con su anterior barco, el SM U-5, destacando por su importancia el hundimiento del crucero acorazado francés Leon Gambetta (12.400 toneladas) el 27 de Abril de 1915, junto a 684 hombres de su tripulación.


Zoom in (real dimensions: 650 x 438)Imagen
Crucero acorazado Leon Gambetta.

Sin suerte en sus primeras patrullas de guerra, el SM u-14 resultó seriamente averiado por cargas de profundidad el 7 de Febrero de 1916, regresando a puerto con los torpedos exteriores y el puente descubierto de navegación aplastados. En reparaciones hasta Noviembre se aprovechó para modernizarlo, añadiéndole una vela, un cañón, motores diésel que duplicaban su potencia (de 480 a 840 cv) y tanques de combustible que cuadruplicaban su autonomía (de 1.700 millas náuticas a 6.500). Con su remozado submarino Trapp consiguió sus mayores éxitos, hundiendo once buques por un total de 47.000 toneladas, incluyendo el carguero italiano Milazzo, que con sus 11.480 toneladas era considerado en el momento de su hundimiento el mayor buque de carga del mundo.

Tras el fin de la guerra el SM U-14 fue devuelto a Francia donde recuperó el nombre de Curie, y mantenido en su Armada hasta su desguace en 1928.

Respecto a Trapp, se trasladó a vivir a Austria junto a su esposa y siete hijos, aunque esta murió en 1926, casándose Trapp poco después con la niñera de sus hijos, con la que tuvo tres más. Cuando Alemania se anexionó Austria en 1938 le fue ofrecido un puesto en la Kriegsmarine, pero hombre de íntegros valores y opuesto al nazismo, decidió renunciar y huir a Estados Unidos a través de Italia, fundando su familia un conocido grupo musical. Trapp falleció en 1947 en su granja de Vermont.


Imagen
Von Trapp Family Lodge.

¿Y qué hay de O'Byrne? Aunque bien tratado en Austria, su salud no mejoró y fue repatriado a Francia en 1917, a través de Suiza y la Cruz Roja, muriendo poco después. Dejó a su esposa y dos hijos. Con razón reconocido como un héroe, fue condecorado como Caballero de la Legión de Honor y recibió póstumamente la Croix de Guerre. En su honor una clase de tres submarinos iba a llevar su nombre. Lanzado en 1919, el O'Byrne iba a servir en la Armada francesa hasta 1935.

Fuentes:

https://dawlishchronicles.com/2018/08/0 ... two-flags/
https://en.wikipedia.org/wiki/Georg_von_Trapp
https://en.wikipedia.org/wiki/SM_U-14_(Austria-Hungary)
http://www.gwpda.org/naval/ahsubs.htm