18 agosto 2018

la NASA va a arrojar un submarino al fondo del océano pacífico


El próximo 20 de agosto la NASA hundirá un submarino hasta el fondo del océano pacífico, y la razón tiene que ver con la búsqueda de vida extraterrestre y la exploración espacial. El proyecto Subsea se dedicará a estudiar las condiciones extremas del suelo marino.
En el Sistema Solar existen varias lunas que han llamado la atención de los astrónomos y científicos, tales como Europa, la luna helada de Júpiter, Encéladoy Titán, las lunas de Saturno. La ambición de agencias espaciales como la NASA es algún día enviar instrumentos especializados para estudiar las condiciones en el agua líquida que se ha descubierto en estas lunas, en especial en el caso de Titán, que se encuentra en la superficie.
Hace unos tres años la NASA presentó su plan de enviar un submarino a Titán, una misión que planeaban llevar a cabo en la década de 2040. Pero mucho antes de poder enviar drones y submarinos a esa luna, como se puede ver en la imagen sobre estas líneas, la NASA debe probarlos y estudiar las condiciones del suelo marino en nuestro planeta. De esto se trata el proyecto Subsea de la agencia espacial, el cual enviará su primer submarino al fondo del océano pacífico en los alrededores de la isla más grande de Hawái para probar los instrumentos en condiciones de presión y temperatura extrema, y además estudiar la biología en las partes más profundas del océano.
El submarino explorará el fondo de una fumarola hidrotermal que cuenta con una temperatura de cientos de grados debido a la actividad volcánica, y se dedicará a estudiar los organismos y bacterias tolerantes a estas condiciones, realizando observaciones topográficas, ambientales y químicas. Este es un primer paso, en las pruebas, dado que el próximo año la NASA planea enviar otra misión similar con la diferencia de que usarán una diferencia de 24 minutos al comunicarse con el submarino y darle órdenes, para simular lo que sería el tiempo de diferencia entre la Tierra y una luna como Titán. [NASA vía Popular Mechanics]

Vándalos dañan el USS Ling de la Segunda Guerra Mundial


Vándalos inundaron un submarino de la época de la Segunda Guerra Mundial que forma parte del Museo Naval de Nueva Jersey.
El vicepresidente de la Submarine Memorial Association, Les Altschuler, dijo al diario The Record que cortaron los candados y abrieron las escotillas del USS Ling entre el sábado en la tarde y el domingo en la mañana. Además se robaron cuatro placas de bronce en honor a los submarinos y tripulantes que se perdieron en la guerra. 
Altschuler dijo que el Ling no se hundió a pesar de que fue inundado con varios centímetros (pies) de agua. Sin embargo los objetos que estaban dentro sí se dañaron. 
El submarino está en el museo desde 1972. Está anclado sobre varios metros de lodo en una sección del río Hackensack que es poco profunda. 
Foto del USS Ling, un submarino de la época de la Segunda Guerra Mundial que forma parte del Museo Naval de Nueva Jersey desde 1972, del 27 de enero de 2006.
Foto del USS Ling, un submarino de la época de la Segunda Guerra Mundial que forma parte del Museo Naval de Nueva Jersey desde 1972, del 27 de enero de 2006. Rich Schultz, File AP Foto

Buque ruso persigue a submarino nuclear de EEUU en el Mediterráneo

Posted agosto 11, 2018 4:58 am by 
Un buque de guerra de Rusia detectó y persiguió a un submarino de propulsión nuclear de Estados Unidos que navegaba en el mar Mediterráneo.
En abril pasado, mientras la fragata Almirante Essen de la Armada rusa realizaba una misión de patrullaje, detectó un submarino nuclear estadounidense clase Ohio y monitoreó sus movimientos durante más de dos horas, según publicó el viernes el diario ruso Izvestia, que citó al mando de la Flota rusa del mar Negro.
Destacando la maniobra de la fragata, el almirante Víktor Krávchenko, exjefe del Estado Mayor de la Armada rusa, ha dicho al referido medio que localizar y perseguir a un submarino en el mar es un gran éxito, “incluso por diez minutos”.
Según los medios locales, el incidente tuvo lugar el pasado 14 de abril, cuando Estados Unidos, el Reino Unido y Francia bombardearon Siria.
Para entonces, Washington ya había enviado al Mediterráneo el grupo aeronaval integrado por el portaviones USS Harry Truman y cuatro destructores, de la clase Arleigh Burke.
De acuerdo con los medios estadounidenses y británicos, también integraban el grupo dos submarinos, el John Warner, de la clase Virginia, y el Georgia, de la clase Ohio, este último habría sido el que la fragata Almirante Essen detectó.

De acuerdo con Izvestia, durante el incidente, el buque ruso recopiló los datos sobre el perfil acústico del submarino que ahora serán usados para facilitar la detección de navíos de esta clase en el futuro.
No obstante, el vocero de la Séptima Flota de la Armada de EE.UU. Kyle Raines, dijo el mismo viernes a la agencia rusa de noticias Sputnik que la Marina estadounidense “interactúa regularmente” con los buques de guerra de Moscú, pero no realizó comentario sobre el suceso de abril.
Los submarinos estadounidenses patrullan el Mediterráneo, algunos de ellos de manera oficial y otros en operaciones secretas posiblemente relacionadas con Siria, donde Rusia tiene una amplia presencia militar.
mpm/ctl/tqi/mjs

11 agosto 2018

Lanzadores de misiles balísticos de nuevos submarinos de EE.UU. presentan grietas

Lanzadores de misiles balísticos de nuevos submarinos de EE.UU. presentan grietas
La Marina de Estados Unidos devolvió al contratista siete nuevos tubos de lanzamiento de misiles balísticos debido a soldaduras defectuosas.
El programa de misiles balísticos de la Marina de EE.UU. para submarinos clase Columbia, desarrollado a un costo de 122.300 millones de dólares, ha tenido un comienzo desfavorable, al descubrise defectos de soldadura en varios de sus tubos de lanzamiento, informa Defence News.
En total, 12 de esos tubos, fabricados por BWXT, Inc., están siendo examinados tras detectarse desperfectos. Siete de ellos ya fueron devueltos al contratista principal, General Dynamics Electric Boat, y se encuentran en diversas etapas de reequipamiento, mientras los otros cinco estaban todavía en construcción. La Marina y el contratista han iniciado una investigación, según un comunicado del portavoz del Comando Naval Sea Systems, Bill Couch.

Los lanzadores fueron diseñados para los submarinos estratégicos clase Columbia, que deben reemplazar a los Ohio –portadores de misiles intercontinentales Trident–, así como para submarinos nucleares de ataque clase Virginia y futuros submarinos británicos clase Dreadnought.
El descubrimiento de un importante problema de calidad, apenas en el inicio de la fabricación del Columbia, introduce incertidumbre en un programa que ya tiene poco margen para retrasos.
El problema resulta aún más preocupante porque pone en duda si será posible entregar a tiempo los Columbia, algo que la Marina estadounidense considera vital para garantizar patrullas de disuasión nuclear continuas, en momentos en que los sumergibles de la clase Ohio llegan al final de su vida útil.
RT