15 julio 2019

Del ARA San Juan al Kursk: otras tragedias submarinas

El reciente incendio con la muerte de 14 marinos a bordo de un submarino en Rusia, trae a la memoria otros accidentes submarinos.
Los accidentes con embarcaciones submarinas son raros. Pero en general, suelen ser graves. Aquí, algunos de los más serios.
* El submarino ARA San Juan de la marina argentina con 44 tripulantes desapareció durante una patrulla de rutina en el Atlántico Sur en 2017. Los restos se encontraron un año después.
Imagen del ARA San Juan./ Archivo
Imagen del ARA San Juan./ Archivo
* El Gran Muralla, de China, lleva 70 tripulantes a bordo. Era un submarino de la clase Ming. Todos se asfixiaron en 2003 cuando un motor diésel funcionó mal y consumió el suministro de oxígeno del barco.
* El submarino Kursk de Rusia se hundió en el Mar de Barents en 2000 después de que explotara un torpedo durante un ejercicio, matando a todos los 118 tripulantes a bordo, incluidos 23 que sobrevivieron a la explosión pero murieron debido a la falta de oxígeno.
Imagen de agosto de 2000, muestra a un destructor ruso en el lugar donde se hundió el Kursk. /AFP
Imagen de agosto de 2000, muestra a un destructor ruso en el lugar donde se hundió el Kursk. /AFP
* El USS Scorpion (EE.UU.) se hundió en el Atlántico en 1968, posiblemente porque explotó un torpedo, matando a la tripulación de 99.
* El USS Thresher (EE.UU.) se hundió durante las pruebas de inmersión en 1963, matando a los 129 tripulantes a bordo, el mayor número de muertes de submarinos en la historia.
Con información de BBC news y archiv

Análisis: Sub Scan (Atari 2600)


Este comentario fue escrito para la revista Bonus Stage Magazine número 26 (Especial Marvel VS Capcom) que puedes ver online o descargar gratuitamente aquí.
Título: Sub Scan
Plataforma: Atari 2600
Número de Jugadores: 1
Género: Arcade/Disparos
Desarrollado por: Sega
Año: 1983
En 1979 Sega lanzó un arcade llamado Deep Scan, en el cual controlábamos un barco que tenía que eliminar a submarinos lanzándoles minas. Una de las novedades de ese juego fue el incluir un radar en la parte inferior de la pantalla, lo cual nos daba cierta ventaja a la hora de prever el movimiento de los submarinos enemigos.
Este juego fue porteado a Atari 2600 en 1983 bajo el nombre Sub Scan, y es esa versión la que voy a comentar a continuación. Si tenéis curiosidad por probar el original, que sepáis que también podéis encontrarlo en la versión de Sega Saturn de Die Hard Arcade.
Deep Scan, la versión de Arcade

Gráficos

Nada malos para un juego de esta consola, nuestro barco, los submarinos, el mar, todo es reconocible y no provoca confusiones debido a que se han usado colores que contrastan. El radar es esquemático, pero se sigue entendiendo a la perfección.
Como curiosidad decir que existe un hack de este juego llamado Shark que cambia los submarinos enemigos por tiburones.
Visualmente es sencillo pero funcional

Sonido

El juego cuenta con muchos efectos de sonido (cuando golpeamos a un submarino, cuando se nos escapa…) pero lamentablemente este apartado es uno de los peores del juego, principalmente porque el pitido del radar no para de sonar y cuando llevamos un rato jugando resulta muy molesto. De hecho, cuando aparece el submarino de bonificación sale una musiquilla que provocará un placer indescriptible, no porque sea buena, si no porque mientras suena, el radar no lo hace.
Sharks, hack de Sub Scan con tiburones

Jugabilidad

El juego es muy sencillo, podemos mover nuestro barco hacia izquierda o derecha y tenemos un máximo de 4 minas para lanzar a la vez (una vez exploten las lanzadas, podremos lanzar mas). Los submarinos enemigos iran acercándose por la izquierda o la derecha y nosotros tendremos que ir lanzando nuestras minas calculando su velocidad y profundidad para que nuestro disparo no falle. Las minas las lanzaremos hacia la izquierda o la derecha según la última dirección que nos hayamos movido, lo cual hace algo difícil hacer determinadas maniobras “in extremis” cuando se nos escapa un submarino y tratamos de cazarlo antes de que salga de la pantalla.
De vez en cuando aparecerá un submarino de bonificación, que nos dará puntos extra si lo derribamos. Tendremos que ser muy precisos, porque si se nos escapan 10 submarinos el juego habrá terminado (el submarino de bonificación no cuenta).
En el juego original, los submarinos atacaban a nuestro barco, pero en esta versión eso no ocurre (y si ocurre, yo nunca lo he visto) lo cual hace que el juego sea bastante más monótono.

Duración

Es un juego arcade, durará hasta que nos hartemos de tratar de superar nuestra mejor puntuación. Si nos consigue enganchar durará horas, si no lo logra… minutos.
Es un juego que requiere mucha precisión, previsión y paciencia. Su desarrollo es bastante lento (para ser un arcade) por lo que si no logramos eliminar muchos submarinos enemigos rápidamente (para que aumenten su velocidad) puede resultar excesivamente aburrido.
El submarino de bonus suele aparecer en la parte inferior

Conclusión

Sub Scan es un juego curioso y está bien hecho, pero me ha parecido aburrido, además el sonido constante del radar puede llegar a ser muy molesto.
Creo que Atari 2600 tiene juegos mucho mejores, aun así quien quiera probar uno de los primeros juegos de Sega debería echarle un vistazo, aunque le recomiendo que pruebe directamente la versión de arcade e ignore esta.

Game Overå

La tragedia del submarino: cómo se organizan el BS-136 "Orenburg" y el AS-12 "Losharik"

Otra triste tragedia llenó la lista.Incidentes fatales en submarinos rusos. Como Interfax escribe con referencia al Ministerio de Defensa, el 1 de julio de 2019, y ahora es información oficial, catorce submarinistas de la Armada rusa murieron en un incendio en un vehículo científico submarino durante las mediciones batimétricas. Este es el nombre de la evaluación de las profundidades de los cuerpos de agua utilizando equipos especiales. ¿Por qué sucedió esto? No vale la pena adivinar antes del anuncio de razones oficiales. Sucedió como un hecho. Esto es triste La memoria eterna a los muertos.
La muerte de oficiales submarinos en el "Orenburg" y "Losharik" 
Según datos preliminares, los oficiales murieron duranteel desempeño de un descenso regular en "Losharik" - fueron envenenados por monóxido de carbono, que surgió en el proceso de ignición, que los miembros del equipo finalmente lograron controlar.
Varias fuentes, incluyendo RBC y TASS, escribenque la tragedia tuvo lugar en el submarino BS-136 Orenburg o en la estación de investigación submarina Losharik. Aún no se conocen los detalles exactos, pero algo más es importante: "Orenburg" actúa como portador de una estación de investigación atómica de aguas profundas: el submarino AS-12 del proyecto 10831, conocido como "Losharik. Es decir, este. En septiembre de 2012, durante la expedición de "Sevmorgeo", el transportista submarino BS-136 "Orenburg" junto con la estación científica "Losharik" alcanzaron el Polo Norte. A una profundidad de 2,5 kilómetros (con una profundidad máxima declarada de 6 kilómetros), se tomaron tres muestras de roca para demostrar que las crestas de Lomonosov y Mendeleev pertenecen al territorio ruso.
Por supuesto, nadie, excepto el ejército, tiene diagramas precisos del diseño de submarinos nucleares estratégicos. Toda la información se considera "presunta" y las fotografías no son oficiales.
¿Qué aspecto tiene el submarino KS-129 / BS-136 "Orenburg"? 
Dispositivo submarino estimado "Orenburg"
Pero el tamaño comparativo de "Orenburg" y "Losharika" 
Diagramas de sección transversal de drive2.com
Modelo "Losharika"
Esquema "Losharika" en la sección. Desplazamiento: 1000 toneladas. Tripulación: 25 personas. Longitud: 75 metros.
Como puede ver, la estación científica es seis veces más pequeña que su portadora. A pesar de su fama relativa, todavía no hay fotos oficiales de Losharik en ninguna parte, solo conjeturas. Porque el objeto secreto.
¿Cómo y por qué rehecha "Orenburg" 
Submarino KS-129 / BS-136 "Orenburg", según "Izvestia",
"Alterado en un portador de mini-submarinos en 2002,Cuando el bote ya tenía 20 años. Se eliminó un sistema de misiles con dispositivos de control y se montó un dispositivo de acoplamiento. Además, este dispositivo se cortó del barco portador anterior - BS-411, que también tenía el nombre "Orenburg" y se eliminó en 2009 ".
Antes del accidente de "Losharik" hicieron "un nuevo transportista desde el submarino nuclear (NPS) BS-64" Región de Moscú ". Pero este barco no es mucho más nuevo que el "Orenburg": la "región de Moscú" se lanzó en 1984. "
¿Por qué remake? Porque primero construyen barcos de combate, de los que depende la capacidad de defensa del país. Y para rehacer un bote terminado es más fácil que construir uno nuevo, basta con cambiar algunos compartimentos. Aproximadamente el mismo plan para hacer con la Estación Espacial Internacional.
El submarino AC-12 se compone de varios esféricos.Cámaras fabricadas en titanio. En el exterior, este diseño es "envuelto" de cuerpo clásico ligero. Esto permite a la embarcación soportar presiones a muy grandes profundidades. Recordemos, esta es una estación de investigación para el estudio de los fondos marinos. Para movimientos a largo plazo, se usa un portador y, por lo demás, "Losharik" pudo trabajar de forma independiente, dada su capacidad de estar bajo el agua durante varios meses.
Submarinos nucleares 
Submarinos nucleares - un asunto serio. Su clasificación es muy estricta. Aunque "Losharik" está asignado a la Flota del Norte de Rusia, no se somete a su mando; depende directamente del Ministerio de Defensa y es miembro de la Dirección Principal de Investigación de Aguas Profundas del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa. Según la clasificación oficial, el AC-12 es una estación nuclear de aguas profundas. No hay pistolas ni instalaciones de torpedos a bordo, solo herramientas para recolectar tierra, sonar y algunos otros dispositivos relacionados con la actividad científica. Pero todos entienden que en caso de conflicto militar, el barco puede ser reequipado para otros propósitos.
Por ejemplo, para explorar los océanos alienígenas. En este caso, solo se utilizarán robots y la vida de las personas no se verá amenazada.

El canto del lobo de Antonin Baudry con François Civil


Dentro del cine bélico las cintas centradas en los combates con submarinos tienen una dilatada trayectoria, aunque quizás debido a sus complejidades técnicas no son muchas en comparación a las de aviones y no se diga de las de… CLIC PARA TUITEAR
El canto del lobo

El canto del lobo: sobre submarinos y guerra acústica


Conforme me sumergía en la visión de la cinta francesa El canto del lobo, del debutante Antonin Baudry, más me sentía  en los años cincuenta o sesenta del siglo pasado, con la carga de la atmósfera de ‘la guerra fría’, con toda su propaganda anticomunista y los riesgos de una guerra nuclear, sentado en una butaca del cine Colonial, disfrutando de un thriller bélico sobre las infinitas posibilidades de que por un simple error humano, el presidente de los Estados Unidos apriete el botón rojo y desate la Tercera Guerra Mundial. 
Pero estamos en 2019 y como esta coproducción de Netflix se realizó con capital francés, el honor  de caer en una trampa,para repeler un ataque nuclear de Rusia, le corresponde al presidente galo y será a Chanteraide (François Civil) un experto en Guerra Acústica el encargado de resolver el acertijo, mediante la escucha por el sonar, de quien está intentando iniciar una conflagración de resultados catastróficos para la humanidad. 
Víctor Manuel Mirete Ramallo en su Análisis de la película El canto del lobo nos dice sobre “el sonido del silencio, el silencio del mar”.
“Si cerramos los ojos y escuchamos, percibimos más sonidos de los que imaginamos. El agua amortigua y transmite cada sonido con una frecuencia e intensidad tan precisa que se podría distinguir a kilómetros de distancia el sonido de una aleta de tiburón cambiando de dirección o el de una bomba atómica saliendo de un submarino”. 
Dentro del cine bélico las cintas centradas en los combates con submarinos tienen una  dilatada trayectoria, aunque quizás debido a sus complejidades técnicas no son muchas en comparación a las de aviones y no se diga de las de batallas terrestres. 
El canto del lobo me removió el recuerdo de cintas como Cuando yo vuelva (Destination Tokyo), realizada en 1943  por Delmer Daves con Cary Grant como el capitán del primer submarino –el Copperfin- que tiene como objetivo llegar hasta la bahía de Tokio para explorarla y establecer una estación de comunicación, desde la cual mandar información al Alto Mando en los Estados Unidos, para poder enviar aviones a bombardear a Tokio por primera ocasión en la II  Guerra Mundial, que en aquellos momentos tenía más justificación propagandística que estratégica, para la población de los Estados Unidos que aún estaba desmoralizada por el ataque a Pearl Harbor y el que se pudiera bombardear Tokio, tenía el valor de mandar el mensaje que los Estados Unidos también podían “profanar” suelo japonés. 
En un tono casi documental Delmer Daves se llevaba la mayor parte del material en presentar  la vida normal en esas naves, en cada uno de los departamentos o sea la sala de torpedos, el comedor, los dormitorios, la de mando, etc. dejándonos la impresión de que sabíamos todo lo referente sobre ellos, en aquellos años cincuenta cuando la vi en una matinee. El zorro del mar (The Enemy Below, 1957)  de Dick Powell con Robert Mitchum y Curt Jürgens era el juego del gato con el ratón, con el comandante de un torpedero buscando atrapar a un submarino alemán, lo que daba posibilidad de mostrar la atmósfera de claustrofobia que podía dar el estar sumergido durante largas horas y sabiéndose atacados. 
Colosos del mar  (Run Silent Run Deep, 1958) de Robert Wise con Clark Gable y Burt Lancaster, nos acerca más a la importancia de distinguir los diferentes sonidos que se producen en el mar y distinguir las naves enemigas, aunque sin tener un personaje tan sofisticado como Chanteraide. Ataque submarino (Torpedo Run, 1958) de Joseph Pevney con Glenn Ford y Ernest Borgnine, es una rutinaria cinta de guerra, solo mencionable por algunas escenas destacadas sobre la tensa relación,  que el largo encierro, produce en los marinos destacados en un submarino.
Francois Civil y Paula Beer en El canto del lobo
En relación sobre el posible ataque que desencadene una guerra nuclear, como lo plantea El canto del lobo, nos remitió a Fail Safe:  Límite de seguridad (Fail Safe, 1964) de Sidney Lumet y Doctor Insólito de Stanley Kubrick. En la primera de ellas el presidente de los Estados Unidos (Henry Fonda) debe de tomar una decisión difícil para subsanar que por error se mandó un misil nuclear para atacar Moscú y para compensarlo acepta que se envíe un misil a destruir Nueva York. En la segunda ya sabemos que se trata de la extraordinaria sátira de Stanley Kubrick sobre el apocalipsis nuclear, en la cual de forma festiva se deja correr el frenesí de destrucción. 
Otras cintas interesantes sobre submarinos serían Al borde del abismo (Bedford Incident, 1965), La caza del Octubre Rojo, Marea roja, K19, U-571, Phantom, etc. 
El canto del lobo en cuanto a la tecnología moderna y  en particular la detección de los sonidos resulta bastante entretenida, al igual que muy espectacular en sus tomas submarinas, estableciendo adecuadamente la tensión que debe premiar en este tipo de historias y en cuanto a la solución para subsanar el error y no desencadenar una guerra nuclear, era obvio que su director y guionista Antonin Baudry debía evitar una solución similar a las que ya mencionamos en Fail Safe:  Límite de seguridad y Doctor insólito…y efectivamente así es. 
Por otra parte Baudry incrusta una historia de amor entre Chanteraide y Diana (Paula Beer) la cual en rigor no aporta mucho al desarrollo de la historia, aunque dada la agradable belleza del rostro de la actriz, resulta un aceptable intermedio, entre zambullida y zambullida en el océano y la novedosa cacería de sonidos que hacen de El canto del lobo un adecuado producto de Netflix  para pasar un rato entretenido. 

Comentarios

Flota De Submarinos De Israel Celebra Su 60 Aniversario

La marina de Israel celebró el miércoles el 60º aniversario del establecimiento de la flota de submarinos de Israel, dijo un portavoz de las FDI en una declaración el jueves por la tarde.
El evento fue organizado por el comandante de la armada israelí, General Eliyahu Sharvit; junto con el coronel Assaf, que comanda la flota de submarinos de Israel; y varios comandantes de submarinos israelíes, tanto pasados como presentes.
La fuerza de submarinos de Israel fue establecida por primera vez en 1959 por el Capitán Yosef Dror, y comenzó con sólo dos barcos diesel de la era de la Segunda Guerra Mundial; el HMS Springer, rebautizado como INS Tanin, y el HMS Sanguine, rebautizado como INS Rahav.
Hoy en día, la flota de submarinos israelíes incluye cinco barcos: dos nuevos barcos de clase Dolphin que llevan los nombres de los dos submarinos originales, el INS Rahav y el INS Tanin, junto con el INS Livyathan, el INS Dolphin, y el INS Tekumah. La Armada israelí pronto se expandirá a seis submarinos con la entrega del INS Dragon, actualmente programado para entrar en operación en 2020.
La ceremonia del miércoles recordó a los 76 miembros de la armada israelí que murieron en el cumplimiento del deber durante las operaciones submarinas, incluidos los 69 que murieron cuando el INS Dakar se hundió en enero de 1968.
Durante el evento del miércoles, el coronel Assaf, comandante de la flota de submarinos de Israel, elogió al fundador de la flota, Yosef Dror, por su “visión, dedicación, sacrificio, inmenso talento, y su misión e incluso su audacia”.
El escuadrón de submarinos de hoy, continuó Assaf, “es moderno, avanzado y sofisticado. Es una flota que mantiene y utiliza sus habilidades y capacidades operativas”.
El comandante de la armada israelí, el general Eliyahu Sharvit, apodó a la flota submarina la “carta de triunfo” del ejército israelí.
La fuerza submarina, dijo, “es un activo estratégico para las FDI y el Estado de Israel más valioso que el oro. Puedo decir con confianza que no hay otra unidad en la Marina ni en ninguna otra parte de las FDI como el Séptimo Escuadrón. El sigilo del Séptimo Escuadrón es su carta de triunfo”.