02 julio 2013

Los Batiscafos


Un batiscafo o batíscafo (Bathos= profundo y Scaphe=embarcación) es un pequeño vehículo de inmersión profunda (o DSV de su acrónimo en inglés, Deep Submergence Vehicle) especialmente diseñado para llegar a grandes profundidades bajo el océano, soportando la enorme presión del agua. Son pequeños vehículos submarinos tripulados con propulsión autónoma que permiten alcanzar grandes profundidades en el mar con fines militares o científicos. Estos vehículos subacuáticos normalmente están equipados con cámaras y tecnología que les permite registrar, medir e incluso rescatar objetos del fondo marino como restos de barcos y submarinos naufragados.
Se compone de una cabina similar a la de la Batisfera, pero a diferencia de esta no está sujeta por un cable al barco de superficie, sino que la cabina del batiscafo se encuentra suspendida bajo un depósito lleno de algún líquido que sea más ligero que el agua, como la gasolina. La propulsión la proporcionan unos motores alimentados por una batería eléctrica.
La historia de los batiscafos se desarrolla entre 1940-50 a raíz de los intentos de exploración abisal desarrolladas por August Piccard. Este desarrolló el batiscafo a partir de un artilugio completamente opuesto: el FNRS-1 (Fonds National de la Reserche Scientifique) que consistía en una esfera preparada para soportar el vacío exterior y dar aire a sus tripulantes al ascender mediante un globo hacia la atmósfera. Con el FNRS-1 se llegó a una altura de 16.900 metros de altitud.

August Piccard en su FNRS-1

EL FNRS-1 a punto de levantar el vuelo

Nacho Padró

No hay comentarios:

Publicar un comentario