15 julio 2013

El Star II o Asherah: un submarino de vocación arqueológica


El Star-II, construido por la General Dynamics y botado en 1964, diseñado especialmente para llevar a cabo investigaciones arqueológicas bajo las aguas del Mediterráneo y en relación con las expediciones de la Universidad de Pensylvania, fue bautizado con el nombre de la diosa fenicia de las profundidades, Asherah, tiene capacidad para dos personas, el piloto y el investigador, y su visibilidad es extraordinaria, ya que cuenta con seis ventanillas: dos anteriores, dos posteriores y dos laterales, en su casco esférico de acero de 0,62 cm de grosor y 1,52 metros de diámetro donde se encontraba un hemisferio de plexiglás de 51 cm de diámetro. Su velocidad promedio es de un nudo que le aportaban los dos propulsores de 2 HP, aunque puede alcanzar la máxima, que es de cuatro lo cual permite resistir las corrientes de la plataforma continental. Está equipado con elementos para detectar objetos, circuito cerrado de televisión y cámaras estereoscópicas, una herramienta para la investigación hecha a la medida de la arqueología submarina. También puede desplazarse en todas direcciones y quedar fijos entre dos aguas. Su autonomía máxima es de 24 horas, con un límite recomendable de 10 horas de inmersión. Tenia 5,2 metros de longitud con un peso de 4,2 Tm pudiendo llegar a los 200 m. Para facilitar la flotabilidad positiva disponía de un material denominado Syntactic Foam (microesferas de vidrio y resinas compuestas que le dan mucha ligereza) llegando a tener una densidad entre ½ y 1/3 a la del agua.
El Asherah
Uno de los proyectos de investigación en el que ha participado es en el estudio arqueológico del Mar Egeo, frente a Turquía, realizado en colaboración con la National Geographic Society y donde se especializó en el hallazgo de barcos antiguos hundidos. Además del estudio de corales y arrecifes en Rhode Island y Escocia. Así como en la búsqueda de la bomba nuclear de Vieques, junto con 13 naves de superficie y otro vehículo de investigación submarina, además de decenas de buzos de militares, de la CIA y el grupo de delfines adiestrados por el Dr. Michael Greeenwood. Justamente la bomba fue encontrada por el Asherah a unas 2 millas al noreste de Punta Este (6 millas del blanco original). También trabajando para la Marina, en 1953, encontró un hidroavión hundido frente a las costas de California. Finalmente la Universidad de California le añadiría nuevos Scripps que le dotarían de un sonar más potente que le ayudaría a encontrar nuevos pecios frente a las costas de Turquía.
Nacho Padró.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada