01 julio 2013

La Batisfera de Barton y Beer


La Batisfera es el nombre que se le dio a un ingenio sumergible tripulado, precursor de los submarinos exploradores de las profundidades abisales (bathos= profundo y de Sphaira= Esfera). Fue inventada en 1930 por los exploradores estadounidenses William Beebe y Otis Barton, y usada para realizar las primeras exploraciones in situ de las grandes profundidades marinas.
La batisfera es básicamente una esfera de 2,5 Tm sellada herméticamente, fabricada en acero  de 3 cm de grosor y 1,4 m de diámetro y que posee una mirilla de observación de 20m cm de diámetro y 8 c, de grosor de cuarzo fundido. Durante su funcionamiento, la batisfera pende de un barco usando un cable también de metal, que le provee electricidad, telecomunicaciones y aire. Dicho cable es desenrollado para sumergir la batisfera, y enrollado para hacerla ascender. Este cable tiene una extensión de 1 km y 2,5 cm de grosor. Realmente es un objeto inerte, sin capacidad de movilidad y la ruptura del cable suponía el final de toda la aventura. La esfera es la mejor forma para resistir la presión, llevaba una especie de compartimentos con cal de sosa y cloruro de calcio dentro de las paredes para absorver el CO2  exhalado y la humedad. El oxígeno se suministraba mediante botellas dentro de la batisfera de 2,5 l/min. Aparte del cable de acero para las maniobras de arriado e izado llevaba otro cable compuesto por un sistema telefónico y por otro cable que le suministraba la luz. La batisfera iba a bordo de un barco de trabajo.



En 1934, Charles William Beebe y Otis Barton, con el patrocinio de National Geographic impusieron el récord de profundidad en batisfera, que es de 908,4 metros de profundidad, récord que sigue en pie,en aguas de las Bermudas, Atlántico Norte. Aunque debido a que a mayores profundidades el peso del cable umbilical se torna inmanejable, es poco probable que dicho récord sea contestado.
Sorprendido por tan intensa vida a semejante profundidad, Beebe pudo escribir: “Nuestros conocimientos oceanográficos hacen pensar en alguien que queriendo hacer el inventario de la fauna africana destacara en primer lugar las ratas y ratones e ignorara completamente la existencia de leones, elefantes y rinocerontes”.
En 1948, Barton bajó en solitario hasta 1.370 metros (según el libro de Bill Bryson, "Una Breve historia de casi todo") utilizando una batisfera modificada, el "bentoscopo", que sustituía el acero por Niquel




Nacho Padró

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada