07 julio 2011

La Clase A: Los Primeros Submarinos Británicos.

Llamados A por la inicial de Amphibian, los primeros submarinos proyectados en Gran Bretaña fueron la "Clase A", aunque basados en el primitivo modelo Holland americano, que había entrado en servicio en la Marina Real en 1901. El primero, el A1 era un Holland más largo, pero a partir del A2 fueron mucho más grandes. Fueron también los primeros submarinos construidos con una torre o puente de observación, para poder subir a la superficie con la mar gruesa.
Construidos por la Vickers (Barrow-in-Furnes), esta clase contribuyó a que la Marina Real perfeccionara su doctrina y táctica operativas submarinas.
Entre 1902 y 1905 se construyeron 13 unidades (los HMS A1 a HMS A13), algunas de las cuales se usaron como sumergibles de adiestramiento durante la I WW.
A nivel general (pues a medida que se iban fabricando se hacian mejoras), eran submarinos con un desplazamiento de unas 190 toneladas en superficie y 207 toneladas sumergido. Una propulsión por un motor 16 cilindros en Wolseley 450 CV (336 kW) del motor de gasolina que proporcionaba 150 caballos de fuerza (112 kW) del motor eléctrico. Se probaron diferentes potencias de motor en los modelos que salian del astillero: motores de 400 bhp (A1), 450 bhp (A2-4) o 600 bhp (A5-12) y el A13 que tenía 500 experimentales, aunque se vio poco fiable..
Su velocidad máxima de unos 10,5 nudos (19 km/h) superficie con un máximo de 7 nudos (13 km/h) en inmersión.
Tenia un rango de 360 millas náuticas (667 km) a 10,5 nudos (19 km/h) en superficie y de 20 millas náuticas (37 km) sumergido a 5 nudos (9 km/h).
Con una dotación de 11 (2 oficiales y 9 tripulantes) y su armamento eran tubos lanzatorpedos de 18 pulgadas (450 mm) y podían llevar hasta dos torpedos.
Al principio llevaban un único tubo lanzatorpedos de 18 pulgadas en proa, pero a partir del A5 se les montó un segundo tubo 

Debe ser observado que esta desafortunada clase submarina fue castigada con accidentes y fallos numerosos, con casi cada barco en la clase (A-1, A-3, A-4, A-5, A-7, y A-8) siendo implicado en una cierta clase de accidente sobre el curso de su historia operacional. Muchos de estos accidentes eran fatales al equipo y la tripulación, dando lugar al desarme del submarino, sino con su pérdida.

La Clase A en puerto.
 Nacho Padró 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada