31 octubre 2015

Después de 24 años, Rusia y EU reactivan Guerra Fría submarina

El gobierno de Estados Unidos mostró su descontento por la reactivación de viejas prácticas de la guerra fría, pues un barco espía ruso, denominado Yantar fue detectado frente a la costa Este de Estados Unidos, con dirección a Cuba, en una zona marina donde hay cientos de cables de fibra óptica, susceptibles a ser intervenidos.
De acuerdo con Estados Unidos, el barco Yantar tiene dos minisubmarinos que pueden alcanzar cables submarinos a varios kilómetros de profundidad, por lo que deduce que Rusia podría espiar las telecomunicaciones de varios países.
Para altos mandos militares de Estados Unidos, los cables de fibra óptica submarinos tienen alrededor de 10 billones de dólares de transacciones financieras diariamente, en cuyos cables son de apenas 6.9 milímetros de diámetro y un peso no mayor de 10 kilos por metro.
El navío Yantar es un modelo construido en la década de los ochenta y tiene grandes antenas en su interior. Mandos militares de Estados Unidos sugieren que Moscú podría buscar sabotear las comunicaciones submarinas de Occidente, es decir, cortar los cables, puesto que por su profundidad, éstos serían indetectables, o bien, espiar información que pasa por esos cables.
Es de recordar que en 1971, el submarino nuclear de Estados Unidos, Halibut, arribó al Mar de Okhost, entre las fronteras de la entonces Unión Soviética y Japón, y colocó un dispositivo de espionaje militar, hasta que en 1980 fue descubierto cuando un empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) alertó a Moscú de dicho artefacto.
Ante las pocas evidencias de un posible espionaje, una docena de oficiales militares de Estados Unidos ven con desconfianza los movimientos que hacen submarinos rusos en mar abierto, desde el mar del Norte hasta el noreste de Asia, y frente a Costas estadounidenses.
Según el medio estadounidense, The New York Times, Rusia envía sus buques de espionaje hacia costas de ese país, lo cual genera preocupación porque esa zona tiene el 95 por ciento de la comunicación que se realiza diariamente mediante las telecomunicaciones globales.
El rotativo señala que aunque no existen pruebas contundentes de posibles actos de espionaje de Rusia contra Estados Unidos, ya que el Pentágono es cauteloso con las operaciones militares de Rusia. Apuntó que el buque Yantar estaba ubicado cerca de la base naval de Guantánamo, donde se encuentra uno de los cables de fibra óptica más importante del país del norte.
Ante dicho panorama de incertidumbre, Estados Unidos ha enfocado sus satélites, buques y aviones hacia las rutas de los buques rusos en mares de todo el mundo, pues el Pentágono reafirmó que dichos submarinos pueden cortar fácilmente cables de comunicación a grandes profundidades.
Por otra parte, Rusia manifestó que no tiene intenciones de reactivar sus bases militares en Cuba, ni de abrir una base militar, pues subrayó que las relaciones con el país caribeño se desarrollan en un sentido más diplomático, con planes de ampliar la cooperación entre ambos países.
Diplomáticos rusos acusaron que hay campañas para empujar a empresas rusas a salir de Cuba, lo cual podría convertirse en una lucha global por todo tipo de mercados.
Mientras tanto, medios estadounidenses señalan la sobreobservación de militares a operaciones rusas en mar abierto.


Redacción de La Razón) - Jaime

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada