14 marzo 2015

Cuba: entre submarinos y espías nazis

Entre mediados de 1942 hasta principios de 1944, siete barcos cubanos fueron hundidos por submarinos alemanes (U-Boot) en acciones en las que murieron más de ochenta infantes de marina cubanos y tres americanos.
Estos buques fueron torpedeados y cañoneado por los barcos procedentes de Alemania que merodeaban, en calidad de espías, en nuestras aguas territoriales.
Como una evocación de estos encuentros mortales hay al menos dos monumentos erigidos a los marineros caídos cubanos. Uno de ellos está situado en la Avenida del Puerto y la calle O’Reilley, en un obelisco al frente del mar en el municipio Habana Vieja y el otro se encuentra en la ciudad de Cienfuegos, en el parque El Mambí, en el lado opuesto del Centro Recreación Los Pinitos. Este monumento fue construido gracias a la contribución de los residentes del barrio de Queens, como recordatorio a los marineros, víctimas a bordo del barco Mambí.
Por último, dice el libro “A raíz de la marca alemana en Cuba”, que un submarino del pabellón de caza de Cuba (CS – 13) el 15 de mayo de 1943 fue capaz de vencer el submarino espía alemán en el sureste del faro, situado en Cayo Bahía de Cádiz.
Siguiendo con el tema de la relación cubano-alemana durante la Segunda Guerra Mundial, en el libro se lee que una vez que se declaró la guerra a Japón, Italia y Alemania en nuestro país se crearon los campos de internamiento, también llamado campamentos  de concentración del enemigo o prisiones en el municipio de Arroyo Arenas para las mujeres y otros para los hombres en Tiscornia, Torrens y la Isla de Pinos.
En 1941 llegó a Cuba, el espía alemán Heinz Kunning, que utilizando el nombre falso de Henry Augustus Lunin y aprovechando su conocimiento de la telegrafía y la ingeniería de radio, bajo la apariencia de un pequeño comerciante de origen latinoamericano, reunió información importante y datos de naturaleza diversa de las producciones de azúcar, café y tabaco en Cuba.
Asimismo, el espía alemán informó a los cuerpos de inteligencia alemanes sobre las posibilidades de tonelaje, capacidad y náutica de la flota marítima cubana, que hacia sus viajes entre puertos cubanos y los puertos de acogida en EuropaEstados Unidos y otros países del Continente Americano del Sur. Estos informes permitieron hundir barcos cubanos en Manzanillo y Santiago de Cuba, en 1942, como se citó anteriormente.
Fue descubierto por las fuerzas de inteligencia cubanas quienes encontraron mapas, croquis y dibujos de los centros comerciales cubanos y equipos diferentes de comunicación tanto receptores y transmisores de largo alcance y documentos demostrando sus contactos con otros nazis, y un curioso bolígrafo pistola-, que está actualmente, en el Museo y la Biblioteca Pública de Oscar María de Rojas, en Cárdenas, Matanzas.
Esta curiosa arma de fuego que se le quito al espía nazi, mide 14,5 centímetros de largo y 2.5 de ancho. Fue fabricada en los Estados Unidos, ya que presenta una inscripción grabada que dice: The Lake Erie Chemical Co., Cleveland, Ohio, Estados Unidos.
Con un calibre de 12 mm, de un solo disparo y un disparador en forma de botón, este arma letal llamada pistola de bolsillo o de pistola Lápiz, que estuvo de moda en el siglo 19 y las primeras cuatro décadas del siglo 20, fue utilizado principalmente por los viajeros, jugadores, profesionales, mujeres de luz y espías en muchos países del mundo.
Heinz August Lunning o Kunning constituyó el primero y único espía nazi fusilado en Cuba y América Latina, al ser juzgado por sus actividades a favor del eje Berlín-Roma-Tokio, durante la II Guerra Mundial- Pagó con su vida ante un pelotón de fusilamiento a las 7 y 57 minutos de la soleada mañana del 10 de noviembre de 1942, en los fosos del Castillo de El Príncipe, en La Habana.
http://cubanosporelmundo.com/blog/2015/03/09/cuba-submarinos-espias-nazis/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada