22 octubre 2016

Submarinos Espia de EEUU

se informa que EEUU posee submarinos espía que se dedican al hackeo y espionaje de otros países

Un reciente artículo publicado en el The Washington Post revela la existencia de ciberarmas estadounidenses. De la interesante noticia se ha hecho eco la plataforma virtual Mala Vida. En ella se informa que EEUU posee submarinos espía que se dedican al hackeo y espionaje de otros países. ADSL Zone puntea que en esta flota destaca el USS Annapolis, un vehículo diseñado para espiar las telecomunicaciones enemigas. El Departamento de Defensa sigue los pasos de la NSA y la CIA en el mundo del espionaje masivo.Una ciberguerra se fragua, y Estados Unidos se prepara para la batalla ciberespacial.

Arsenal para la ciberguerra

Las revelaciones de Snowden en 2013 dejaron al descubierto la labor de espionaje que EEUU lleva a cabo. Los programas KeyScore y PRISM fueron filtrados a la prensa, descubriendo las actuaciones en la sombra del gobierno estadounidense. Tiempo hace que liberaron el virus Stuxnet para retrasar el avance nuclear de Irán en su obtención de uranio enriquecido. Ahora, el Departamento de Defensaestá diseñando sumergibles inteligentes que pueden espiar las telecomunicaciones del enemigo. De esta forma espiará a otros países adelantándose a sus movimientos. En el año 2013 se publicaron informes relativos a la capacidad de los submarinos estadounidenses y sus novedosas cualidades. Entre ellos destacaba el USS Annapolis. Éste puede moverse por cualquier parte del mundo, bloqueando, hackeando y haciendo spoofing según su conveniencia. Para ello viene equipado con un sofisticado sistema informático y potentes antenas que interceptan el tráfico en las comunicaciones.

Una táctica no tan nueva

La idea de interceptar las comunicaciones del enemigo no es tan novedosa. Ya en la Segunda Guerra Mundial se espiaban las conversaciones del bando opositor. Por todos es conocida la máquina alemana Enigma para codificar mensajes y el trabajo de Alan Turing por descifrarla. Pero no fue hasta la década de los 70 que se monitorizaron comunicaciones submarinas. La llamada Operación Ivy Bells fue un esfuerzo conjunto de la NSA y la Marina estadounidense contra la Unión Soviética. En el Mar de Okhotsk, un dispositivo instalado alrededor del cable submarino a 120 metros de profundidad comprometía la información. Este elemento fue colocado por buceadores y sumergibles. La NSA ha mantenido la tradición viva. Si hace 40 años se podía comprometer una conversación telefónica, ahora ocurre con las comunicaciones vía Internet. Se espía el tráfico de los cables de fibra óptica sumergidos, en parte gracias a acuerdos con empresas de telecomunicaciones.

 Submarinos espía y nuevas guerras

Una ofensiva a escala mundial se está fraguando. Las armas se sustituirán por códigos y ordenadores, y los piratas informáticos serán la infantería militar del futuro. Las agencias de investigación e inteligencia espiarán tanto a usuarios como a gobiernos. La ciberofensa se realizará en pos de obtener información para el beneficio político. La privacidad pasará a un segundo plano, primando el avance tecnológico del más fuerte. Los sistemas estadounidenses de espionaje del tráfico de comunicaciones son únicos en el mundo. Han sido diseñados para hackear y bloquear información, pero también para defenderse de posibles ataques. Con respecto a otros países, se desconoce el avance del pirateo cibernético. Se sabe que gobiernos como Rusia y China disponen de potentes grupos, pero nada definitivo. La ciberguerra se cierne sobre el mundo y el país norteamericano ya tiene su táctica preparada. El resto de estados acabarán imitando sus ofensivas y mejorándolas.

Lucha por el liderazgo

La sempiterna pelea por el liderazgo del espionaje tecnológico va a traer cola. Actualmente Rusia ha desarrollado un prototipo de láser aeronáutico para hacer frente al enemigo. Ya sea por tierra, mar o aire, el país euroasiático responderá a los ataques del oponente. Este láser de combate parte de un elemento incorporado en los aviones Ilyushin Il-76. Ahora, el gobierno de Putin ha progresado en sus investigaciones. Como afirma la plataforma RT, el viceministro de Defensa ruso, Yuri Borísov, entregó los primeros láser antisatélite al ejército. Como cabe desglosar, Estados Unidos no es el único que se prepara para la batalla. La creación de potentes armas ofensivas y defensivas se lleva a cabo bajo el más alto secreto.

Juan Luis latiendadel espia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada