30 octubre 2016

Rusia inicia construcción de submarinos "invisibles" para flota del Pacífico


EFE
"Ya estamos cortando el metal. El montaje tendrá lugar dentro de un año", dijo Alexandr Buzakov, director de los Astilleros del Almirantazgo en San Petersburgo, a medios locales.

Estos submarinos diesel, calificados de "agujero negro" por ser casi invisibles para los radares de la OTAN, pertenecen a la tercera generación, alcanzan una velocidad de 20 nudos y llevan una tripulación de 52 personas.

Están armados con torpedos, minas y un sistema de misiles de largo alcance Kalibr, el mismo que ha sido utilizado para atacar las posiciones yihadistas en Siria.

Los astilleros de San Petersburgo ya botaron este año uno de estos submarinos (considerados los más silenciosos del mundo), el "Krasnodar", para la flota del mar Negro.

A finales de septiembre la flota rusa del Pacífico recibió un nuevo submarino atómico de cuarta generación, el "Vladímir Monomaj", que está equipado con misiles intercontinentales Bulavá, capaces de burlar cualquier escudo antimisiles.

Todos los sumergibles destinados en el Pacífico atracan en la base de Viliuchinsk (península de Kamchatka), que albergaba en tiempos soviéticos una base secreta de submarinos atómicos.

Los submarinos, tanto nucleares como diésel, son el principal vector de ataque de la Armada rusa, mientras que los obsoletos buques de superficie aún no se han recuperado de la crónica falta de financiación tras la caída de la URSS.

Recientemente, el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó al Gobierno preparar un nuevo programa de rearme hasta 2025, que complementará al ya vigente, cuyo principal objetivo es mantener la paridad nuclear con EEUU.

Putin ha defendido el costoso programa de rearme, pese a la crisis económica, aduciendo que un Ejército moderno es garantía no solo de la defensa nacional, sino de la independencia de la política exterior del país.

Los planes militares de Estados Unidos y la expansión de la OTAN hacia las fronteras rusas son las principales amenazas incluidas en la doctrina militar aprobada en 2014 por Putin.

El presidente ruso mantiene que Rusia responderá a las amenazas pero no se verá abocada a una carrera armamentista como durante la Guerra Fría, proceso que, según muchos analistas, provocó el hundimiento de la Unión Soviética

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada