22 octubre 2016

Flotas de drones submarinos que analizan el ADN del agua, el futuro de la exploración oceánica

Los próximos pasos a dar en la exploración de los océanos, la región de la Tierra más desconocida y que ha sido comparada con la exploración espacial, está muy vinculada a los últimos avances tecnológicos. Desde el jueves está teniendo lugar en Nueva York  el foro Más allá de los barcos: 2020-2025, en el que un centenar de científicos y expertos marinos "tiene la misión de prever lo que pasará entre 2020-2025 en la exploración marina" dado que " la tecnología está cambiando rápidamente con la aparición de drones, y los avances en inteligencia artificial", según explicó Jesse Ausubel, científico de la Universidad Rockefeller y uno de los organizadores de la reunión. "Estas tecnologías ofrecen una gran oportunidad. El océano permanece en gran medida sin explorar pero estas nuevas tecnologías permiten hacerlo rápidamente y a gran escala. Sólo hemos explorado el 5-10% de los océanos y únicamente tenemos la cartografía del 15-20% del subsuelo oceánico", explicó Ausubel.El científico añadió que "al ritmo actual no va a llevar mucho tiempo conseguir resultados". Sólo hemos explorado el 5-10% de los océanos y  tenemos la cartografía del 15-20%  Algunos científicos plantean que para el periodo 2020-2025 flotas de llamados roboats (robots marinos) puedan explorar de forma autónoma y remota los océanos cargados con sensores y equipos de telecomunicaciones para transmitir vastas cantidades de información recogidas. Por su parte, el vicealmirante retirado Paul Gaffney, expresidente de la Universidad Monmouth y que participará en la reunión de científicos, anticipa un futuro en el que "habrá más navíos disponibles para la exploración y que sean multiuso para que puedan recoger muestras, tomar medidas y determinar las profundidades. Y también que sean capaces de desplegar vehículos e instrumentos que exploren de forma autónoma sin la necesidad del navío nodriza". Ausubel, cuya especialidad es la biología marina, anticipa la utilización de robots que sean "como guantes hechos con fibras de vidrio por las que pasará el agua marina para analizar y procesar 'in situ' el ADN presente en el agua". "La captura de los restos del ADN en el agua marina nos permitirá saber qué animales, tanto vertebrados como invertebrados, habitan esas regiones. Nos permitiría descubrir nuevas especies pero también conocer los números de vida marina", continuó. El científico explicó que ese tipo de robots solucionaría uno de los mayores problemas de la exploración marina: la escasa fiabilidad del uso de cámaras a grandes profundidades. "Las luces de los vehículos utilizados atraen a algunos animales pero repelen a otros, por ejemplo", dijo. Chimeneas de gas metano Uno de los ejemplos de cómo las nuevas tecnologías están ayudando a avanzar la exploración oceánica será expuesto durante la reunión por Robert Ballard, el científico que descubrió los restos del Titanic en el suelo del Atlántico. Ballard ha descubierto con la ayuda de su navío de exploración Nautilus alrededor de 500 chimeneas submarinas en la costa del Pacífico de Estados Unidos que están emitiendo enormes cantidades de metano, un gas que es uno de los principales causantes del efecto invernadero cuando es emitido a la atmósfera. El descubrimiento de Ballard duplica el número de chimeneas submarinas conocidas por los científicos estadounidenses en la costa occidental estadounidense y plantea numerosas cuestiones sobre sus efectos y posibilidades. 

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2868404/0/drones-submarinos-exploracion-oceanica/#xtor=AD-15&xts=467263

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada