17 enero 2015

El Autosub6000 mapea el fondo marino

Investigadores del National Oceanography Centre (NOC), integrado en el Natural Environment Research Council (NERC) del Reino Unido, han utilizado la última tecnología en herramientas fotográficas avanzadas para radiografiar la diversidad biológica en las aguas de profundidad a través de un submarino autónomo no tripulado. De esta forma, el uso de cámaras en el Autosub6000 AUV ha permitido obtener un suministro continuo de fotos en alta resolución del fondo del mar. Este nuevo sistema ha multiplicado por 10 la precisión a la hora de conocer la diversidad de los ecosistemas marinos de profundidad, obteniendo información adicional que permitirá obtener mejores resultados en la investigación científica de los efectos del arrastre.
Este submarino ha sido desarrollado por el NOC dentro de sus proyectos de innovación. La investigación ha revelado que las anémonas son los animales más abundantes en el fondo del mar, una información hasta ahora perdida debido al arrastre, ya que “daña y deja irreconocibles” esta clase de organismos.
Kirsty Morris, principal responsable del proyecto, recuerda que “supone un paso importante para la obtención de imágenes de manera automatizada de las profundidades del mar, que es esencial para la comprensión de la complejidad de la biodiversidad del fondo marino y su futura gestión". Una vez obtenidas las imágenes, el siguiente paso fue analizarlas con el objetivo de identificar los tipos de especies vistas, calcular su abundancia relativa y estimar su tamaño con relación a los píxeles de la imagen. Todo ello permite realizar una estimación global de la biomasa que se calcula y se compara con las imágenes anteriores, a fin de monitorear cómo estos ecosistemas cambian con el tiempo.
Desde el centro británico de investigación recuerdan que el cambio climático y la presión sobre los los recursos del fondo marino impacto del océano exigen “documentar mejor la profundidad marina, sus ecosistemas y su biodiversidad”. En este sentido, “la pesca de arrastre es uno de los métodos más comunes para evaluar el estado de las especies que viven en estos hábitats; sin embargo la pesca de arrastre tiene inconvenientes en términos de poca precisión y supone a su vez un sesgo en la biota del fondo marino”. El nuevo método desarrollado en el NOC “mejorará sustancialmente la precisión y la eficiencia de la topografía del fondo marino”. La iniciativa se enmarca dentro del proyecto Autonomous Ecological Surveying of the Abyss de la NERC y se está utilizando ahora para mapear la zona de conservación marina conocida como Haig-Fras, unos 45 kilómetros del Mar Céltico. "Estamos creando mapas fotográficos de las especies del fondo marino, que se pueden escalar hasta el tamaño de las ciudades, lo que nos permitirá entender los vínculos entre la ecología, funcionamiento ecológico y el impacto humano de una manera que antes no era posible", concluye Morris.
http://www.industriaspesqueras.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada