21 abril 2014

El EDT Ares busca en Canarias un helicóptero siniestrado

phoenix-international2
Todo está preparado para que el barco de la empresa estadounidense Phoenix International Holding llegue a aguas canarias, previsiblemente al puerto de La Luz.
El buque EDT Ares ha sido contratado por el Ministerio de Defensa para localizar y recuperar los restos del helicóptero Super Puma del Ejército del Aire siniestrado el pasado 19 de marzo con cinco ocupantes abordo. Los militares, aún desaparecidos, son el Capitán Daniel Pena Valiño, los Tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván y el Sargento Carlos Caramanzana Álvarez. El quinto tripulante del helicóptero, el Sargento Johnander Ojeda, fue rescatado con vida a los pocos minutos del siniestro.
El buque de Phoenix International se unirá así a la búsqueda actualmente realizada en solitario por el buque hidrográfico de la Armada, "Malaspina". Los trabajos son de una gran complicación, ya que se calcula que el helicóptero se encuentra a una profundidad de 2.500 metros, a unas 30 millas de la isla de Fuerteventura. Los expertos calculan que el tiempo de extracción se reducirá a cinco días una vez que se localice de forma exacta el aparato en el fondo del mar. Con dicho objetivo, el barco de 80 metros de eslora enviado por Phoenix desde su base en Chipre, lleva a bordo robots submarinos especializados en este tipo de acciones. Estos sistemas de buceo, tanto tripulados como no tripulados, pueden llevar operaciones de búsqueda y rescatellegando hasta los 6.000 metros de profundidad.
Asimismo, especialistas de International Phoenix se unirán al equipo de investigadores del Ejército que trata de determinar cuáles fueron los motivos por los que el aparato del802 Escuadrón, perteneciente al Servicio de Búsqueda y Salvamento, cayo al mar durante la realización de unos ejercicios de rescate nocturno.
Desde el Ministerio de Defensa, explican a Europa Press que, "debido a la complejidad y dificultad que entraña este tipo de rescate a grandes profundidades", hace necesario recurrir a "medios y material muy especializados de los que no dispone el buque Malaespina".
Esta empresa experimentada en todo tipo de ámbitos submarinos, destaca en el desarrollo de tareas de labores de rastreo de aviones accidentados en el mar. En concreto, cabe resaltar la búsqueda realizada del vuelo 447 de Air France que el 1 junio de 2009 despegó de Río de Janeiro con dirección a París y que se estrelló apenas unos minutos del despegue con 228 personas a bordo.
Benemerita al Dia/LIBERTAD DIGITAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada