06 diciembre 2014

Ultramar Sur

U-Boot_Typ_VIIc-41_cover
hitler-in-chile
Supuesta foto de Hitler refugiado en Chile. Le llegó de manera anónima a Abel Basti.
Ultramar Sur. La última operación secreta del Tercer Reich es mi mejor libro. Comencé a escribirlo a instancias de Carlos De Nápoli (a quien conocí por nuestra común condición de investigadores del atentado a la AMIA) cuando era director del diario El Ciudadano de Rosario, en el invierno del año 2000, en la forma de folletines cotidianos. Tuve la enorme suerte de poder dedicarle mucho tiempo en el 2001 y su publicación de se produjo luego del crack, del default de diciembre de 2001, en 2002, posiblemente el año más crítico desde el punto de vista económico de la historia nacional. En este contexto, los responsables de la extinta editorial Norma no le tenían demasiada fe. Sin embargo, esta historia de la alucinante historia de “los submarinos fantasmas de Hitler” y de la operación pensada para refugiar al Führer en la Patagonia, no sólo pasó airosa su botadura y flotó, sino que navegó impulsada por los vientos del “boca a boca”, sino que llegó a vender diez ediciones en el curso de una década, a razón de una por año, convirtiéndose en un long seller…
Lo que es casi una hazaña habida cuenta de que nunca en todo este tiempo obtuvo una sola reseña bibliográfica, ni elogiosa, ni crítica. Al parecer, la solidez argumentativa acerca de asuntos tales como que no hay prueba alguna de que Hitler haya muerto en su bunker berlinés (él y Eva Braun recién fueron dados legalmente por muertos a los diez años de desaparecidos) y que los submarinos que vinieron a la Argentina fueron más que los dos que se rindieron en Mar del Plata, y al cruzar el ecuador hundieron un crucero brasileño, el Bahia, con un saldo de muertos superior al del hundimiento del crucero General Belgrano, lo que nunca fue reconocido públicamente (es decir, fue ocultado), dejó a mis colegas demudados, sin saber qué decir ni escribir.
Tapa de la última edición.
Tapa de la última edición.
En fin, que el libro, que fue publicado también en Colombia, España, Italia y Brasil, tiene un derrotero tan silencioso como el mejor submarino nuclear. Ante la desaparición de Norma y luego del fallecimiento de De Nápoli, Ediciones B ha publicado una nueva edición, lo que despierta en mi leves esperanzas de que esta vez sí, algún colega se atreva a comentarlo… después de haberlo leído.
La vida es fuertemente paradójica. El único comentario publicado sobre Ultramar Sur vino a cuento de su publicación en España, una publicación tan pero tan clandestina que ninguno de mis muchos amigosy amigas en Barcelona y el resto de la península se enteró. Y es que el libro, de tapas duras y papel de alto gramaje, es decir, bien grueso, debe de haber sido publicado, sospecho con fundamentos, para lavar dinero.
He aquí que el único habitante de España que se positivamente que se entero de la aparición del libro sin que yo le avisara fue Horacio Vázquez Rial, que era autor de la misma editorial. Lo había conocido en el común exilio barcelonés, durante la segunda mitad de los ’70, posiblemente en la Casa Argentina que presidía David Tieffemberg. Vázquez Rial era entonces todavía comunista y alcohólico, y no había escrito ninguno de sus novelas y ensayos. Recuerdo que si publicó por entonces un poemario llamado “Los borrachos en el cementerio”…
Tapa de la 1ª edición
Tapa de la 1ª edición
Ya de nuevo en la Argentina, me sorprendió una nota de furibunda, demoledora crítica de Horacio Verbitsky a “Historia del Triste”, una novela de Vázquez-Rial que creo que versaba sobre la Triple A, o sobre la represión de la dictadura (no sólo no la leí, sino que tampoco recuerdo haber visto nunca un ejemplar) en la primera Página/12, en medio de las sublevaciones carapintadas. Creo recordar que según Verbitsky, esa novela era el summum del gorilismo.
A partir de entonces, le pregunté a los amigos que había dejado en Barcelona y me fui enterando así de su sorprendente conversión en un prolífico y exitoso escritor de novelas y ensayos, así como de columnas de opinión en los principales diarios (El País, El Mundo) dónde hacía gala, cada vez más, de posiciones de corte netamente derechista y conservador.
Vázquez Rial, que también era diplomado en Historia medieval y doctir en Geografía Humana, se enteró de la aparición de esa edición de tapas duras semiclandestina y pudo hacerse de un ejemplar, ya lo dije, porque era autor de la misma editorial. Y entonces, oh milagro, hizo una reseña que publicó en Libertad Digital, un sitio del núcleo duro del Partido Popular (que yo sospecho financiado por la mismísima CIA). Escribió en lugar tan hostíl conceptos muy elogiosos. Por ejemplo:
“… estamos ante una obra de gran calado, en la que no se juega a imaginar, sino que se documenta y expone reflexiones imprescindibles para comprender varios de los nudos que permanecen atados desde 1945″.
Lo demás no hace a esta historia. Vázquez Rial, que falleció hace poco más de dos años, visitó Buenos Aires, ocasión en la que en el curso de un breve encuentro le agradecí su gesto. Ya no volví a verlo más: en otro viaje me llamó para invitarme a tomar el té y participar de una tertulia con otros escritores… entre los que estaban Aguinis y otros de similar calaña. Como se imaginarán, pretexté haber sufrido una descompostura y me abstuve de aparecer.
Hechas estas salvedades y circunloquios, los invitó a leer su reseña completa:

LA OPERACIÓN ULTRAMAR SUR

El destino final de Hitler

Horacio Vázquez-Rial

Uno de los grandes misterios sin resolver del siglo XX es el destino final de Hitler: ¿se suicidó en el búnker con Eva Braun o terminó sus días en Sudamérica?

Tapa de la edición española, fantasma, en tapa dura con un submarino... norteamericano.
Tapa de la edición española, fantasma, en tapa dura con un submarino… norteamericano.
Respecto de lo primero, la decisión de Eisenhower de dejar entrar a los soviéticos en Berlín antes de que entraran sus propias tropas, estimando que no se podía permitir el lujo de perder 100.000 soldados americanos en una única acción, hizo recaer sobre testigos rusos el relato de los hallazgos hechos en el búnker. Y, si bien es posible que algunos archivos de los tiempos de Stalin, como una parte importante de los relativos a nuestra guerra civil, se abran a los estudiosos, parece muy probable que los acuerdos de Estado entre Rusia y Alemania, que preceden a la Segunda Guerra Mundial y se mantienen después de la caída de la URSS, impidan que se haga pública esa parte de la historia hasta que haya pasado mucho más tiempo, otro siglo, al menos.
Ni los testigos rusos, condicionados por la situación interna de su país, ni mucho menos los testigos alemanes, casi todos ellos fanáticamente fieles al Führer –y cuando se habla de esa fidelidad hay que pensar en el suicidio de los Goebbels con sus hijos–, dan garantía alguna. Sus versiones se contradicen, varían con el tiempo y, en ocasiones, dependen unas de otras: cuando uno de los nazis interrogados habla sin saber qué han dicho sus compañeros, dice una cosa; cuando se entera de lo que han contado por su lado cualquiera de sus socios, rectifica, recuerda algo nuevo o retrocede en lo que ha afirmado.
Cada uno de los que dicen haber presenciado la salida de los cuerpos de Adolf Hitler y Eva Braun del interior del búnker para su incineración en el jardín de la Cancillería hace un relato propio. Cuando se analizan todas las declaraciones, casi ninguno parece poder confirmar la identidad de los cadáveres, y ni siquiera hay acuerdo respecto de si Hitler iba envuelto en una sábana, en una alfombra o en una manta. En cuanto a Eva Braun, algunos coinciden en que no pudieron ver su rostro, cubierto por su propio cabello.
Por otra parte, colaboradores cercanos del Führer han dejado adivinanzas y no pocas pistas. De sus héroes del aire, muchos de los cuales no sólo sobrevivieron, sino que sirvieron al desarrollo de la industria aeronaval en Alemania y en otros países, Skorzeny negó haber participado en un rescate de Hitler (él, que había sacado a Mussolini del Gran Sasso), y la gran aviadora Hanna Reitsch, que salió del búnker el 29 de abril y abandonó Berlín en un avión, auguró que se tejerían leyendas en torno de su vuelo y dejó en el aire la gran cuestión. “¿No podría, tal vez, haber escondido a Hitler en algún sitio?”, dijo en 1979.
Tapa de la edición italiana. Tropea quebró... y nunca más pagó.
Tapa de la edición italiana. Tropea quebró… y nunca más pagó.
Hugh Trevor-Roper, historiador y agente de la inteligencia británica, autor de Los últimos días de Hitler, un libro de divulgación escrito por encargo de Churchill, deja abierta la pregunta. Stalin estaba convencido de que Hitler había sobrevivido, y por lo que se sabe, que en su caso nunca es demasiado, J. Edgar Hoover podría haber sido de la misma opinión.
Ahora, editado por Belacqua, ha aparecido Ultramar Sur. La fuga en submarinos de más de 50 jerarcas nazis, de Juan Salinas y Carlos de Nápoli, dos grandes periodistas de investigación argentinos, autores de libros de riesgo. Salinas ha escrito un libro esencial: AMIA, el atentado. Quiénes son los culpables y por qué no están presos, un título que por sí solo, más allá de lo que se diga en la obra, atrae la fatwa. De Nápoli viene trabajando el tema nazi y anuncia para dentro de poco Magda y Goebbels.
Sobre el tema de los submarinos que llegaron a la Argentina con jerarcas nazis poco después de terminada la guerra, y con bienes de esos jerarcas un tiempo antes, se escribió mucho y mucho malo, poco ligado a la investigación, producto de la fantasía periodística, pero hay algunos títulos que son en sí mismos una biblioteca, como La auténtica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Perón, de Uki Goñi (Paidós, 2002), o La ruta de los nazis en tiempos de Perón, de Holger Meding (Emecé, Buenos Aires, 1999). A ellos se añade ahora la obra de Salinas y De Nápoli.
Iba yo a incluir en esta lista El cuarto lado del triángulo, de Ronald Newton, con cuyos datos me manejé en mi propio trabajo, pero la lectura de Ultramar Sur me ha disuadido de recomendarlo: Newton cuenta cosas ciertas, pero no toda la verdad; y en la Ceana, la Comisión para el Esclarecimiento de las Actividades del Nazismo en la Argentina, creada por Carlos Menem para lo que suelen crearse esas cosas, es decir, para generar historia oficial no conflictiva y atenta a intereses puntuales, y obstaculizar la investigación real, Newton fue redactor del informe final (“un bochorno nacional”, escriben Salinas y De Nápoli) y afirmó que sólo dos y nada más que dos submarinos, cuya existencia no se podía negar porque los vio todo el mundo en su día, llegaron al Plata en 1945.
Tapa de la edición brasilena.
Tapa de la edición brasilena.
Se puede estar o no de acuerdo con algunas visiones políticas de los autores de Ultramar Sur, con quienes me encantará discutir la entrada de los Estados Unidos en la Gran Guerra y la política del presidente Woodrow Wilson, por ejemplo; pero no hay duda de que estamos ante una obra de gran calado, en la que no se juega a imaginar, sino que se documenta y expone reflexiones imprescindibles para comprender varios de los nudos que permanecen atados desde 1945, en parte por la ulterior Guerra Fría.
La recomiendo francamente: creo que es un libro que debería estar en la biblioteca de todo el que se interese por la historia.
Ultramar Sur, como La auténtica Odessa y La ruta de los nazis, y los trabajos de Jorge Camarasa Los nazis en la Argentina (Legasa, Buenos Aires, 1992) y Odessa al Sur (Planeta, Buenos Aires, 1995), viene a confirmar lo que los novelistas han sostenido y divulgado desde los años 50: una parte sustancial de la jerarquía nazi sobrevivió. Pero sólo Ultramar Sur apuesta, y con numerosas y atendibles razones, por el corolario de esa afirmación: Hitler, cuyo cuerpo jamás fue encontrado, sobrevivió.
Churchill, que reaccionó muy mal ante la noticia de la ejecución de Mussolini, hubiera querido, literalmente, ver muerto a Hitler. Mussolini fue fusilado porque los Aliados sabían que aún tenía porvenir político, que la derrota en la guerra no había bastado para acabar con él y que se corría el riesgo de que tuviera una influencia decisiva en la transición de posguerra, pactada entre los comunistas y el recién nacido partido democratacristiano de De Gasperi. Fue parte de la operación combinada para Italia entre Roosevelt, Lucky Luciano y Stalin, que no tenía el menor interés en un Gobierno comunista en Roma.
Hitler, en cambio, era un cadáver político, no hacía falta que fuera un cadáver real, de modo que cabe conjeturar que, si las organizaciones clandestinas de los nazis después de 1945 hubiesen deseado preservar su vida, es probable que los Estados occidentales hicieran la vista gorda, como en tantas otras cosas. Y no se trata de hacer conspirativismo histórico, como demuestran los autores de Ultramar Sur, sino de atender a la realidad sin prejuicios.
Juan Salinas y Carlos de Nápoli: Ultramar Sur. La fuga en submarinos de más de 50 jerarcas nazis, Belacqua, 2006; 464 páginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada