29 agosto 2010

La Habitabilidad en un Submarino.

Hay que pensarque un submarino no es más que una nave hermética que navega bajo el agua y esa situación de hermetismo forzado obliga a unas consideraciones especiales para garantizar la salud de su tripulación. El hecho de evitar la entrada de agua del exterior en una nave de estas caracteristicas, hace que se puedan acumular sustancias poco deseables en su interior.
Desde la época de la Kriegsmarine, la cocina de la flota submarina ha sido la mejor de toda la Armada, siendo muy mimada e intentando que fuera variada y fresca, la cual cosa intentaba favorecer el hecho de tener a una tripulación apretada y encerrada detro de esas "latas de sardinas". Ya se vió la importancia de mimar la psique de esa tripulación, cosa que en los submarinos actuales se sigue teniendo en cuenta, a más de tener salas de juegos o de proyecciones de películas. Más rudimentariamente los U-boote, cuando podian, ponian música en los altavoces o la radio de su país.
Otro de los problemas es la de los gases acumulados, hay que pensar que de forma normal, la tripulación exuda sus olores, más los de la cocina y los de los WC (con sus limitaciones de espacio e intimidad) y a parte la expulsión de CO y CO2 que en concentraciones del 5% pueden ser mortales. Es por ello que ya desde la época de Monturiol, se usan toda una serie de mecanismos para la absorción y expulsión de esos gases.
Además del lógico consumo de oxígeno (que no debe bajar del 15%) por lo que requiere desde botellas de oxígeno concentrado, a sistemas de ventilación y constantes renovaciones de aire "viciado", así como la presencia de diversos ventiladres a lo largo del submarino para facilitar la circulación correcta del aire por toda la nave.Todo esto no quita que desde siempre se ha considerado a los submarinistas como gente muy especial. ¡Y no es para menos!.
Para tener una idea, basta recordar que el submarino nuclear USS Triton hizo en inmersión la vuelta al mundo, todo un recor que tuvo que tener muy en cuenta el estado de su tripulación.

Nacho Padró

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada