12 septiembre 2010

Tácticas Submarinas: Las áreas de Sombra

Las ondas sonoras que usan los sonares de los barcos pueden llegar a distorsionarse notablemente si encuentran una capa de agua de diferente densidad en su trayectoria (termoclinas o haloclinas salinas). En tal caso se pueden crear "Areas de Sombra" donde el sonar no penetra y no se detecta nada. Para resolver ese problema, el barco intentará sumergir un artefacto con sonar (sonoboyas, hidrófonos) para situarlo por debajo de la capa y anula ese área de sombra

 

 Un ejemplo de las ventajas de las áreas de sombra nos la da Herbert Werner en su libro autobiográfico "Ataudes de Acero", donde explica que cuando estaba a bordo del U-230 intentando minar la entrada de la Bahía de Chesepeake, se toparon con un pequeño convoy escoltado por cuatro destructores y pronto fue detectado. Posiblemente debido a la diferencia de densidades del agua se habia formado una termoclina o una densoclina que impidió al submarino sumergirse rápidamente, tal y como explica él "pasaron valiosos segundos en los que el U-230 flotó como un pescado en el anzuelo a plena vista de los escoltas". Tras los desesperados intentos del piloto el u-boote se fue sumergiendo lentamente, con enloquecedora pereza hasta que se hundió bajo una capa de agua de gran densidad. Cuando la popa entraba en ese estrato de agua de mayor peso específico, una andanada de 6 cargas impulsaron al submarino por debajo de la capa térmica hasta el fondo arenoso, pues la bahía tenia una profundidad media de 40 metros.
Y es entonces cuando los pings de los ASDIC americanos lanzados hacia el submarino no lo golpearon con su habitual fuerza, pues las ondas sonoras eran fuertemente refractadas por la capa de agua más densa que tenían encima. Durante casi dos horas, los destructores buscaron infructuosamente donde atacar al U-230.
También el mismo autor nos pone un ejemplo cuando el U-230 tuvo que ir de Brest a Trípoli atravesando el Estrecho de Gibraltar, fuertemente vigilado por la Armada, dejándose llevar por la corriente entrante pudieron romper el bloqueo, entre otras cosas gracias a que las capas de diferente densidad  que se producen por las diferencias de salinidad del Mediterráneo y el Atlántico crean densoclinas que disminuyen la efectividad de las ondas del ASDIC.

Nacho Padró

2 comentarios:

  1. muy bueno el comentario, un saludo grande . GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado... para eso estamos. Nacho

    ResponderEliminar