09 agosto 2015

Hallan 24 submarinos japoneses de la II WW

Veinticuatro submarinos de la Armada Imperial de Japón han sido descubiertos en el fondo del mar cerca de las islas Goto (prefectura de Nagasaki), informó el Servicio de Guardacostas del país asiático. Los sumergibles, incluido el I-402, el mayor de su tiempo, fueron hundidos por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial con el fin de que la URSS no accediera a sus tecnologías. La zona exacta de su hundimiento acaba de ser descubierta, según los guardacostas citados por 'Japan Times'. El I-402, de 122 metros de eslora y desplazamiento de 6.600 toneladas, fue construido para atacar a EE.UU. continental y el canal de Panamá y llevaba tres bombarderos a bordo.  Fue finalizado en julio de 1945, un mes antes de que Japón se rindiera a las Fuerzas Aliadas. El I-402 fue hundido en abril de 1946.   Otros dos submarinos de la misma clase, el I-400 y el I-401, fueron hundidos cerca de Hawái. Sus paraderos fueron detectados por un barco de exploración estadounidense en 2005 y 2013, respectivamentLas imágenes grabadas por los documentalistas del ejército de EEUU permiten apreciar como la flotilla de submarinos japoneses sufren inermes el castigo de los cañones y bombas de los navíos norteamericanos que los usaron como blanco de tiro. El I-402 fue el objetivo de la artillería del destructor USS Larson. El vídeo permite ver como recibe la andanada, lo oculta el humo de los impactos y desaparece rápidamente entre las aguas.

Un final que no imaginó el almirante Isoroku Yamamoto, el mismo que planificó el ataque contra Pearl Harbour, que ideó la construcción del I-402 y otros 2 sumergibles del tipo Sentoku -unos artilugios ingentes de más de 120 metros- para atacar ciudades como Nueva York.

El espectro del I-402 ha reaparecido en el fondo marino de las Islas Goto, en la provincia de Nagasaki, donde la guardia costera japonés dijo haber encontrado los restos de este enorme ingenio naval junto a de los otros 23 submarinos que fueron hundidos el 1 de abril de 1946, cuya exacta localización se había perdido. Según informó la prensa local, los despojos del I-402 fueron descubiertos el mes pasado por un buque de reconocimiento a 200 metros de profundidad y a unos 35 kilómetros de la isla de Fukuejima, la mayor de las Goto.

La "reaparición" del I-402 concluye con la aureola de misterio que se estableció sobre el paradero de los Sentoku, ya que los otros dos sumergibles -el I-400 y el I-401- fueron hallados en el 2005 y el 2013, no lejos de Hawai, donde también fueron hundidos por los norteamericanos tras el conflicto mundial.

Aunque nunca pudieron llevar a cabo sus planes, la marina imperial japonesa -y en concreto el citado Yamamoto- el diseño de los 3 Sentoku fue tan ambicioso como los objetivos contra los que se pretendían usar.
Su tamaño, casi tres veces el de un sumergible normal, les permitía trasladar hasta 3 aviones en su interior, una idea inédita para su época. Los propios militares de EEUU dejaron constancia de su asombro al descubrir la existencia de estas embarcaciones al concluir la guerra.

Como explicaba el analista militar Paul Beaver en un documental dedicado a esta flotilla de sumergibles, los Sentoku "eran de hecho, un portaviones invisible. Podían transportar los aviones hasta la costa del enemigo y atacarle".

A EEUU y vuelta sin repostar 

Aptos para movilizar 6.500 toneladas, la tripleta tenían capacidad para alcanzar Estados Unidos y volver a su base en Japón sin repostar y los aviones que trasladaban podían lanzar bombas de 800 kilos cada uno. El trío de sumergibles sólo comenzó a ser operativo a finales de la contienda. De hecho, el I-402, sólo entró en servicio el 24 de julio de 1945, a semanas de la rendición de Japón en agosto de ese año.

Sin embargo, los estrategas de Tokio pensaron usarlos para atacar también el Canal de Panamá, una acción casi impensable, que habría exigido a los sumergibles un viaje de casi dos meses y donde los aeroplanos se convertirían en "kamikazes" siguiendo la estela en boga entre las fuerzas japonesas a partir de 1944.

El paradero exacto de los Sentoku se convirtió en un misterio, quizás de forma premeditada, ya que los norteamericanos los hundieron a toda prisa en la llamada "Operación Final del Camino" cuando los soviéticos exigieron inspeccionar una de estas embarcaciones, algo a lo que tenían derecho de acuerdo a los pactos militares de aquellas fechas. "Cuando fueron hundidos, eran los submarinos más avanzados del mundo", precisó James P. Delgado, uno de los artífices del hallazgo del I-400, al diario The New York Times.

Aquí lo teneis en septiembre de 1945


Su gemelo el I-401

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada