23 julio 2016

El éxito de los submarinos anima el Carmen

La Armada avanza en la adaptación de sus instalaciones y la preparación del personal para la incorporación de los nuevos submarinos S-80, cuyo diseño definitivo ha sido validado esta semana como paso previo al proceso de producción en el astillero de Navantia, tras cuatro años de incertidumbres. El almirante jefe del Arsenal, Marcial Gamboa Pérez-Pardo, anunció ayer, tras los actos de la festividad de la Virgen del Carmen, que a final de año estará en marcha el taller de torpedos que se ultima en la Estación Naval de La Algameca. También se realizarán obras para adaptar las instalaciones de la base.

«Ya estamos en ello. Algunas cosas son una realidad: creo que antes de que acabe este año se inaugurará el nuevo taller de torpedos», destacó. También se realizarán adaptaciones en el de baterías y en los propios atraques de la Base de Submarinos. «Pero tampoco serán unos cambios extraordinarios. Son adaptaciones, dentro de un presupuesto bastante eficiente. No se disparará», advirtió.

Entre los motivos para que los marinos puedan mirar con optimismo al futuro, el vicealmirante destacó un plan para basar en Cartagena, a partir de 2018, dos nuevos buques de acción marítima (BAM): el 'Audaz' (P-45) y el 'Furor' (P-46). Se trata de los dos primeros patrulleros de altura de la segunda serie encargada en 2014 por el Gobierno a Navantia y cuya construcción ya está bastante avanzada. Ambos jubilarán a dos de las cuatro viejas corbetas de la clase 'Vencedora' que siguen en servicio reconvertidas como patrulleros.

La Armada festejó el día de su patrona con una misa en el Arsenal y un posterior acto castrense con distintos homenajes. Fueron recordados los marinos que dieron su vida por España, así como los fallecidos de las marinas mercante, de pesca, científica y de recreo. Además, hubo una despedida al personal de la Armada que ha pasado a la reserva en el último año naval. En nombre de ellos, el coronel Fulgencio Jumilla Sánchez, pronunció unas palabras para destacar que su nueva situación no es una jubilación sino otro destino más, porque su condición de marinos militares que sirven a España «es para toda la vida».
En la celebración, una veintena de oficiales, suboficiales, marineros y soldados de Infantería de Marina recibieron cruces al mérito naval con distintivo blanco y de bronce a la constancia en el servicio. También fueron recompensados con condecoraciones tres funcionarios y dos empleados laborales del Ministerio de Defensa.
En su alocución, Gamboa Pérez-Pardo subrayó que «estímulo» y «ejemplo» son dos constantes presentes en la vida de los marinos militares. Se refirió al sacrificio de esos profesionales y al apoyo de sus familias, recordó a los fallecidos y también a los marinos que en un día tan especial para ellos como es el de su patrona trabajaban lejos de casa. El desfile de una compañía de honores cerró un acto al que asistieron el alcalde, José López, la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, y el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, entre otras autoridades.
Gregorio Marmol para la verdad.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada