26 febrero 2017

Submarinos rusos vigilan buques de guerra británicos desde 160 km

El potencial del Reino Unido de actuar en una guerra ha sido cuestionado después de que se revelaran serias deficiencias en las capacidades militares del país.
En base a una investigación dada a conocer este domingo por el diario británico Sunday Times, los destructores Tipo 45 de la Marina británica son “tan ruidosos” que los submarinos rusos los pueden escuchar a una distancia de “100 millas (aproximadamente 160 kilómetros)”.
A este respecto, el contraalmirante Chris Parry, un exdirector de la capacidad operacional del Ministerio británico de Defensa ha indicado a dicho medio que los referidos buques de guerra, cada cual valorado en mil millón de libras esterlinas (casi unos 1.248.400.000 de dólares) suenan como “una caja de llaves” bajo el agua.
Solíamos colocar pequeñas cuñas de madera entre las escotillas de mi destructor para así evitar que sonaran y poder reducir el ruido (…) la supresión del ruido fue probablemente el secreto más sucio desde el final de la Guerra Fría”, ha recordado el contraalmirante británico Chris Parry.
“Solíamos colocar pequeñas cuñas de madera entre las escotillas de mi destructor para así evitar que sonaran y poder reducir el ruido (…) la supresión del ruido fue probablemente el secreto más sucio desde el final de la Guerra Fría”, ha recordado.
El informe además ha comunicado que la capacidad defensiva del país europeo se ha visto afectada por otros fallos y defectos, entre los que se destacan los tanques ligeros británicos, que no caben en aviones de transporte militar, debido a su tamaño, así como los vehículos aéreos teledirigidos (drones) del Ejército británico, que pese a sus altos costes, aún no han entrado en el servicio frontal 12 años después de su incorporación.
De todos modos, la indagación de Sunday Times concluye que debido a los equipamientos militares no actualizados, las Fuerzas Armadas británicas no podrían defender al Reino Unido ante una “gran agresión militar”.

El informe sale a la luz en una época de alta tensión entre Londres y Moscú a raíz de cuestiones como la de Ucrania o la de los ciberataques. 
Además, en los últimos meses se han producido escenarios de tensión marítima entre ambos países. En octubre, la Armada británica envió varios buques de guerra para “acompañar” a la escuadra naval rusa liderada por el portaaviones Almirante Kuznetsov, que navegaba por el canal de la Mancha, al sur del Reino Unido, rumbo a Siria.
mjs/ktg/snr/rba

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada