10 noviembre 2012

Más Submarinos Rusos

Los astilleros rusos dieron por concluidas las pruebas del submarino portamisiles Yuri Dolgoruki, prototipo del proyecto 955, que será puesto en servicio el año próximo. También en 2013, la Armada podrá incorporar el moderno submarino polivalente Severodvinsk, del proyecto 885, cuya entrega estaba planificada originariamente para 2012.
Entre las causas principales de la demora en la construcción y de las pruebas de los nuevos submarinos se menciona el retraso del financiamiento en la primera fase de la construcción. También hay otras razones: las dificultades de la elaboración de los novísimos sistemas de armas y de los equipos del sumergible y asimismo el retraso en la creación de la infraestructura de la base. Tanto el Yuri Dolgoruki como el Severodvinsk ya salen al mar, pero algunos especialistas suponen que la prolongada construcción pudo verse reflejada en la disponibilidad del submarino. Como consecuencia de la dilatada construcción puede surgir la necesidad de reparar algunos mecanismos –supone el vicecomandante en jefe de la Marina rusa entre los años 1992-1999, almirante Igor Kasatónov:
En el curso de los diez años transcurridos algunos mecanismos ya están siendo sometidos a labores de mantenimiento. El asunto de la incorporación a las Fuerzas Navales es complicado, hay que evaluar la situación desde el punto de vista técnico, de las perspectivas y del recurso de cada mecanismo. Por eso la situación es difícil, pero confiamos en que en tales astilleros todo saldrá bien.
Al evaluar el estado del submarino cabe remarcar que buena parte de los equipos y mecanismos fueron instalados ya después de la reanudación del financiamiento regular de la construcción, hacia mediados de la década del 2000 y durante este tiempo no se han desgastado. No obstante, algunos sistemas montados a principios de la construcción realmente requieren atención.
La infraestructura de la base para los nuevos submarinos se está creando en Viliúchinsk. Los primeros submarinos de crucero de los proyectos 955 y 885 prestarán servicios en la Flota del Pacífico. Su disponibilidad insuficiente, según algunas informaciones, también fue causa de la dilatada construcción. Esto tiene que ver más que nada con el Yuri Dolgoruki. Las Fuerzas Armadas no disponen por el momento de un buque para los misiles Bulavá. Además, existen dudas sobre la disponibilidad de la base técnica de la flota para recibir y mantener los misiles de esta clase.
La situación relacionada con el Severodvinsk es algo diferente. En este caso se trata de la necesidad de poner a punto los equipos. Ante todo se trata del sistema de misiles, que puede lanzar misiles de crucero de diferente clase. También debe ser puesto a punto el sistema hidroacústico Irtish-Anfora en su variante completa. El Yuri Dolgoruki está dotado de una variante resumida de dicho sistema.
De todos modos, el año 2012 puede ser considerado positivo en la historia de los dos proyectos de submarinos rusos. Al menos desde el punto de vista de que las pruebas del Yuri Dolgoruki y del Severodvinsk han corroborado sus característica básicas. Claro está que la puesta a punto de los submarinos y de sus sistemas operacionales requiere tiempo, pero ya se puede iniciar la producción en serie de los nuevos submarinos.Por otro lado, Rusia planea comenzar con las pruebas en mar del submarino B-90 Sarov antes de fin de año. Este dispositivo funciona con un suministro eléctrico experimental que utiliza hidrógeno como combustible. Una fuente del Ministerio de Defensa ha informado a Izvestia de que este tipo de motores se utilizará en el submarino de clase Lada Project 677 y en su versión para exportación, el Amur-1500. “La labor de desarrollo de esta instalación de propulsión sin necesidad de aire comenzó el año pasado. El submarino alemán U-212 y su versión para exportación, el U-214, tienen esta clase de motor. El motor eléctrico del submarino recibe la electricidad a partir de células de hidrógeno en lugar de una batería”, dijo un representante de la armada rusa que participa en la investigación. Todos los submarinos no nucleares existentes, incluyendo el Project 636 Varshavianka, utilizan baterías que se cargan mediante un motor diésel. En cuanto se completa la carga, el submarino debe salir a la superficie y encender el motor, lo cual lo hace vulnerable. El submarino Sarov, que utilizará el hidrógeno como combustible, tendrá una duración casi ilimitada comparable a la de los submarinos nucleares. “Ajustaremos nuestro trabajo e introduciremos las modificaciones necesarias en función de los resultados de las pruebas. Pero aún es pronto para hablar de eso”, comentaba el representante de la armada “Los submarinos no nucleares son muy silenciosos cuando funcionan con motores eléctricos, mientras que los submarinos nucleares se ven comprometidos por las bombas del sistema de enfriado, las cuales funcionan a todas horas. Además, los submarinos nucleares son muy difíciles de operar y de mantener, y requieren personal bien entrenado”, añadió. El reserva de contralmirante Vladímir Zajárov opina que la instalación de propulsión sin aire es un paso importante para la armada rusa, ya que esto dará un impulso a las capacidades de combate de los submarinos convencionales al reducir su ruido y mejorar su aguante. “Hasta el momento, solo los alemanes han logrado crear motores de células de hidrógeno. Nosotros seremos los segundos, lo cual es una garantía de éxito comercial”, dice Zajárov.

Nacho Padró

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada