17 noviembre 2012

El Minisubmarino Idabel explora las entrañas de Roatán

Aunque en la Primera Guerra Mundial los submarinos eran utilizados para espiar al enemigo y portar peligrosos misiles nucleares, hoy, tanto hondureños como extranjeros pueden disfrutar de un submarino creado con un objetivo totalmente diferente: vivir una aventura coralina en las profundidades de Islas de la Bahía.Este pequeño y novedoso submarino no fue creado por rusos expertos en física, sino por Karl Stanley, un amante de los océanos y de la ingeniería submarina.
Con tan solo 15 años de edad, Karl, originario de Idabel, Oklahoma, Estados Unidos, construyó su primer aparato submarino en la parte trasera de su casa ayudado por su padre y algunos otros familiares.
Karl obtuvo los conocimientos necesarios para la construcción con artículos publicados en Internet, el submarino fue hecho con hierro sólido y se le adicionó la parte superior o cámara de un viejo submarino.
Según relató Karl  lo más impresionante del inicio de esa aventura fue que al probarlo funcionó, a pesar de que sus conocimientos universitarios eran en historia y no en física o ingeniería.
El primer submarino, pintado en color amarillo y que ahora permanece en las profundidades del mar, tenía la capacidad de alcanzar profundidades hasta de 700 pies, tenía una forma alargada.
Luego Karl construyó un nuevo prototipo que actualmente ofrece a los aventureros un recorrido por las profundidades del mar en el Instituto de Exploración de Profundidades Marina de la Isla de Roatán, que él mismo fundó.
El nuevo minisubmarino de nombre Idabel, tiene el armazón y las ventanas con cristales de plexiglas de 30 pulgadas de diámetro y según los estudios realizados están sumamente comprobadas y soportan las bajas presiones marinas de hasta 2500 pies de profundidad.
Las inmersiones pueden durar desde una hora y media hasta 10 horas, dependiendo de la inmersión que elija el aventurero que tendrá que cancelar entre 400 y 800 dólares para disfrutar del recorrido.
Durante el recorrido soy el guía, en el submarino viajan dos pasajeros y yo que soy el que relato y doy la explicación de lo que ven a los que me acompañan”, manifestó Karl.
En cada inmersión el submarino Idabel ilumina con su equipo externo las profundidades en las que se permite observar especies desde tiburones hasta los más decorados arrecifes.
Para poder estar en la profundidad debo tener dentro del submarino 600 libras y si no lo ajusto debo colocar algunos fierros para llegar al límite que tiene el aparato”, aseguró.

El Minisubmarino Idabel
 
Añadió que “le he colocado focos para que la gente pueda apreciar lo que está bajo el mar, eso nos permite estar hasta nueve horas en las profundidades”.
En exploraciones anteriores con científicos, fotógrafos y cineastas se ha logrado la identificación de nuevas especies y criaturas desconocidas que de hecho ahora llevan el apellido de Karl.
El minisubmarino puede transportar hasta tres personas con mucha seguridad, este aparato fue buscado por National Geographic con el fin de realizarle un reportaje y pruebas de resistencia.
Según Karl, este submarino es el único que está abierto al público y que se sumerge en los arrecifes coralinos a muchos pies de profundidad.

El Idabel con el Dr Tom Shepard y Karl Stanley
Este submarino es el único en el que las personas pueden pagar y darse un recorrido, es el único abierto al público que se sumerge a más de 2,000 mil pies de profundidad”, explicó Karl.
El ingenioso norteamericano aseguró que Idabel está entre los diez submarinos del mundo que pueden explorar las desconocidas profundidades.“Este es uno de los diez submarinos en el mundo que puede ir a esa profundidad, los otros nueve son de gobiernos rusos, estadounidenses o asiáticos o gobiernos militares”, comentó.
El también historiador aseguró que menos del 3 por ciento de las aguas profundas del mundo han sido exploradas, “teniendo en cuenta que casi toda la investigación del mar profundo ha sido llevada a cabo por pequeños grupos de las naciones desarrolladas en sus propias aguas como Estados Unidos, Rusia, Nueva Zelanda, Japón, Reino Unido y Francia”, comentó.
Agregó: “Las aguas profundas de las regiones menos desarrolladas, como América Central, son verdaderamente desconocidas”.
Karl comentó que una de las visitas que más recuerda es la que realizó el mismo presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, quien por menos de una hora y a tan solo 500 pies de profundidad viajó en el pequeño submarino. Actualmente este submarino ha realizado más de 1,000 viajes a la profundidad del mar.

Idabel en el arrecife coralino


Nacho padró via  http://www.elheraldo.hn

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada