02 junio 2013

Un submarino soñado: el Nautilus de Julio Verne


¿Quién no ha soñado con el mítico submarino verniano?. Entre  el 20/3/1869 y el 20/6/1870 aparecieron por entregas en el Magasin d’Education et Recreation la novela de Julio Verne “20.000 leguas de Viaje Submarino” en la que aparecía un submarino mítico: el Nautilus del Capitán Nemo. Nave que aparecería en otra de sus geniales novelas (La Isla Misteriosa de 1875).

Su nombre proviene de submarino real Nautilus de Robert Fulton y como base real también se apoyó para su descripción en características  de submarinos como el Ictineo de Monturiol (doble casco, uso no militar, movilidad por motores eléctricos). En la novela se narra que fue encargado por piezas a diferentes fábricas y astilleros de todo el mundo para no levantar sospechas, y serían ensambladas todas ellas por los propios empleados de Nemo (“nadie”) que lo diseñó y pilotaría.
El Nautilus de Verne
Su motor era propulsado por electricidad producida por baterías de una amalgama de sodio-mercurio La sala de máquinas ocupaba la parte final del submarino, siendo aireada con frecuencia debido a las emanaciones de sodio.
Estaba constituido por dos cascos separados por compartimientos de lastre. La velocidad máxima era de 50 nudos (92,5 km/h), lo cual era una exagerada proeza, pues hemos de recordar que durante los submarinos alemanes de la II Guerra Mundial que usaron los motores Walter consiguieron pasar de los 8-10 nudos del momentos a la increíble de 33 nudos. Su desplazamiento era de 1356,48 toneladas en superficie y 1507 sumergido. A diferencia de los submarinos normales (que sólo pueden descender unos 100-600 metros bajo el mar), el Nautilus era como un sumergible pues estaba capacitado para descender a profundidades superiores a los 11 km (en el libro se comenta la profundidad de 16.000 metros, imposible de demostrar pues supera a la profundidad máxima que es la fosa de las Marianas).

Submarinistas del Nautilus
Contaba con una torreta en la cual el piloto, protegido por gruesos vidrios, podía dirigir la navegación de la nave; contaba también con un poderoso reflector eléctrico, con el cual era posible iluminar los alrededores de la nave.
Era de forma ahusada, muy parecido al pez vela, por lo que podía ir a altas velocidades. Contaba con un espolón de forma triangular en uno de sus extremos, con el cual atacaba a los barcos.
El Nautilus terminó sus días en una cueva de la Isla Lincoln, descrita en la novela La isla misteriosa: se convierte en la cripta del capitán Nemo y acaba por ser enterrada por los escombros que produce la titánica explosión volcánica que arrasa y destruye por completo la isla.

Nautilus Navegando

Así, sus principales características serían:
  • Doble casco, de 70 metros de largo por 8 metros de ancho.
  • 1356,48 toneladas netas de peso.
  • Espolón triangular de 2 metros de lado.
  • Hélice de 6 metros de diámetro y 7,5 metros de paso.
  • Timón de ancho codaste.
  • 2 planos en los costados, para inmersión hidrodinámica.
  • 3 tanques de lastre, para inmersión estática.
  • Torreta de mando y reflector capaz de alumbrar 1 km a la redonda.
  • 5 compartimientos estancos.
  • 2 anclas, a babor y estribor.
  • Capaz de descender a profundidades mayores de 11 km.
  • Velocidad de hasta 50 nudos.
  • Primer casco hecho con placas superpuestas con remaches y tornillos, 
  • Segundo casco con tabiques en forma de "T".
  • Un pequeño bote capaz de albergar 12 personas, unido al submarino con un cable 
¿cómo navegaría este mítico y soñado submarino....? Los RC nos permiten imaginárnoslo:





Nacho Padró



2 comentarios:

  1. Flight testing the Seabreacher X

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=kWkoX44FZws

    podria este convertirse en un vehiculo de infiltracion ...????

    salu2

    ResponderEliminar
  2. me gustaria conseguir los planos del submarino nautilus del capitan nemogracias

    ResponderEliminar