03 abril 2011

2/V/1982: El HMS Conqueror hunde al Crucero ARA Gral Belgrano (Guerra de Malvinas)

Hundimiento del ARA Belgrano
El primer torpedo explotó debajo de la quilla, a la altura del mamparo divisorio entre el compartimiento de máquinas de popa y sollados (espacio en el interior de un buque destinado a alojamiento), banda de babor, cuaderna 106; fue el causante del mayor número de víctimas. Sus efectos se concentraron en locales con mayor densidad de tripulación , para seguir propagándose de inmediato hacia arriba, por 5 cubiertas, de las cuales 2 eran acorazadas. La cuaderna 106 es una posición ubicada a 60 metros de la popa y a 120 metros de la proa, es una de las piezas curvas que salen de la quilla y dan forma al casco.
El segundo torpedo impactó en la proa, entre cuadernas 12 y 15, sobre babor y cercano a la quilla, a unos 6 metros de la superficie de la superficie del agua, afectó estructuralmente la viga longitudinal, lo que provocó la pérdida de 15 a 20 metros del buque por falta de sustento. Las consecuencias de esta explosión no fue más allá de la inundación de algunos compartimentos bajos, desde la segunda plataforma hasta la quilla, aunque afectó severamente al material, afortunadamente afectó a muy poco personal. Era un sector destinado en mayor porcentaje a pañoles, tanques, cajas de cadenas y cuartos de maniobras de bombas.
 
Entrevista a un Superviviente:
Fue uno de los 770 sobrevivientes del Crucero ARA Gral Belgrano, hundido por dos torpedos del Conqueror, submarino nuclear de Gran Bretaña. Elbio Monzón, recorre su historia de supervivencia en medio del naufragio, y nos cuenta las dificultades y adversidades que sorteo para sobrevivir. Después de 27 años de concluido el conflicto asegura que valorar la vida fue su mayor enseñanza, y superar la guerra, su mayor reto.
Dueño de un gran porte, sencillo y muy amable abre su casa de puerta a puerta. Lejos de ser una persona fría o austera, su alegría de vivir y su sonrisa contagian. Esta es parte de su entrevista, la centrada en el ataque del submarino al Crucero ARA Gral Belgrado
El HMS Conqueror S-48 que hundió al Gral Belgrano
[..]-El buque Gral. Belgrano se encontraba en reparación la fecha del inicio del conflicto, ¿Cual era tu situación el 2 de abril de 1982?
-En ese momento yo era parte de una dotación de aproximadamente 800 soldados que hacía casi un año cumplíamos servicio en el Crucero General Belgrano. Normalmente estábamos en Puerto Belgrano efectuando cursos en los Centros de Instrucción y Adiestramiento de la flota. Ese día toda la tripulación del crucero fue avisada de la operación que se estaba realizando sobre las Islas Malvinas.


El ARA Gral Belgrano

-Dentro del buque cada tripulante tenía una función laboral, y otro puesto en caso de ataques, ¿Cuáles eran tus funciones?
-Yo en el buque era cocinero, hice un curso de cocinero y permanecía en la cocina de oficiales. Esa era mi función de trabajo, después todos tenían un puesto de combate, el mió estaba en un montaje de 40 Mm. de cuatro cañones antiaéreos donde era apuntador de dirección. En caso de averías mi puesto estaba en control de averías, y cada uno tenía el suyo en caso de ataque, estábamos organizados en cuadrillas de rescate.

-El 24 de abril el crucero zarpa en misión de guerra, ¿Cuál era la tarea especifica que debían cumplir? ¿Contaban con el apoyo de otros buques?
-Nuestra misión era salvaguardar la zona entre el Pacífico y el Atlántico, abajo del Cabo de Olmos. Además, proteger todas las fragatas que pudieran venir por el Pacífico o ir del Atlántico al Pacífico, porque se calculaba que si había alguna fragata averiada iban a ir a Chile y como se sabia que Gran Bretaña tenía el apoyo de Chile era muy probable que vengan fragatas chilenas con banderas inglesas para atacar la flota de nuestra guardia, por eso nosotros protegíamos toda esa zona pero no estábamos solos, nos apoyaban dos buques : Piedra Buena y Bouchard que estaban preparados para antisubmarinos , y el petrolero de YPF Puerto Rosales.

-Contabas que el crucero Belgrano no estaba preparado para afrontar la guerra, pero los buques Piedra Buena y Bouchard si lo estaban, ¿Porque causa no pudieron detectar los torpedos de los submarinos nucleares?
-La construcción que tenía el crucero Belgrano, realizada por los norteamericanos, impedía que se pudiera colocar un equipo de sonar para detectar submarinos, equipo que sí tenían los buques Piedra Buena y Bouchard, ellos custodiaban al crucero. Pero pasó que en el instante del ataque, el submarino entra por el otro lado, y al no poder detectar el eco, permitió que pudiera disparar sin ser detectado, salvo cuando ya teníamos los torpedos encima.

-El 2 mayo de 1982 el submarino HMS Conqueror ataca el crucero Gral. Belgrano, ¿Cómo reaccionaste en ese momento? ¿Que clase de ataque imaginabas que habían recibido?
-Ese día a las 16.00 h. se sintió la primera explosión, treinta segundos después sentimos otra explosión. Un torpedo había pegado en popa, la parte de atrás del buque y otro en proa, en ese momento salgo a cubierta principal a cubrir mi puesto y levanto la vista y veo que vuelan cosas por el aire, de todo. Al buque lo partió, tenia aprox. 50 metros de proa partido.
Pensé que nos atacaron misiles aéreos, lo primero que hice es ir a donde tenía mi puesto de trabajo, a la cocina. El buque ya estaba decorado con al menos 30 grados, entonces nos dimos cuenta de que no fue un ataque aéreo, sino un ataque submarino.
A partir de ese momento quedamos a disposición del oficial de guardia, y como se cortó la luz también se perdió la comunicación, entonces se pasa a comandar el buque a través de los difusores portátiles. A partir de ahí el comandante organiza la defensa del buque, porque se sabía que era un ataque submarino pero no sabían si íbamos a recibir más torpedos.

El Belgrado tocado de muerte
  -Al no tener luz, ni formas de comunicación ¿Cómo organizaron la defensa y desembarque del buque?
-Defensas contra submarinos no teníamos, si contábamos con dos helicópteros antisubmarinistas pero no se podían sacar porque el buque ya estaba decorado, entonces lógicamente los otros dos buques detectaron que nosotros fuimos atacados, ahí comienza el combate antisubmarino, porque si ellos venían a rescatarnos podían llegar a ser torpedeados.
Después había que apagar el incendio, es decir tratar de salvar el buque, estancando algunas partes para que no se termine de hundir, porque toda la zona de abajo estaba totalmente incendiada. También debíamos rescatar a la gente que estaba en las cubiertas de abajo.
En cuanto al desembarque yo tenía mi balsa en la zona de proa, y como esa parte desaparece, tenia que meterme en la primera que encontrara. En un momento cuando giro la vista veo que las mamparas del busque comienzan a caer, entonces salto en una de las balsas que ya estaba mas alejada del buque, y con la mala suerte de que el oleaje era tan inmenso que cuando sube la ola mi balsa baja, le calculé mal y caigo al agua, nadé sin rumbo, por suerte era un muy buen nadador, de repente veo unas manos que me estiran, y me levantan. Eran compañeros de la misma balsa a la que yo intentaba subir.



-A partir de ahí llega la mas dura prueba que debían superar, la del naufragio. ¿Como se organizaron para subsistir? ¿Había heridos de gravedad?
-En el mar sabíamos que la supervivencia no sería fácil, y que estábamos a la deriva, la balsa no tenia motor solo unas palas para poder arrimarte de alguna manera a otras, lo hicimos, pero el oleaje era tan intenso que podría dañarse alguna balsa, entonces decidimos desatarlas y que cada cuál haga su destino, que sea lo que dios quiera.
La comida en las balsas era un caramelo al mediodía y uno a la noche. Cada uno bebía dos sorbos de agua a la mañana, otro al mediodía, otro a la tarde y otro a la noche. Teníamos supervivencia de diez días en la balsa, contábamos con caramelos para el mareo, agua dulce, calmantes.
En cuanto a los heridos, había un catamarqueño que estaba muy quemado, y otro con unos cortes muy profundos. Los demás con heridas leves. Por otra parte estábamos los mojados, que éramos seis, nuestro único problema era el frío, por lo que debíamos cuidar que ninguno se durmiera. Contábamos nuestras historias personales, de donde veníamos, si teníamos padres, donde estaban, yo les dije que si no llegaba a sobrevivir que les dijeran que hice todo lo que pude. Gracias a dios todos logramos sobrevivir.

Reconstrucción Pecio del Belgrano
-Luego se concretó el rescate por parte del buque Burruchaga, ¿Los ánimos fueron decayendo o las esperanzas siempre estuvieron presentes?
-Habían pasado 24 horas y los pronósticos eran cada vez peores, el mar estaba cada vez más complicado, el frió se sentía mucho más, la euforia y la autoestima de a poco fueron decayendo hasta que sentimos el primer avión, y ahí uno vuelve a tener esperanzas, se siguió haciendo señales incesantemente hasta que pasaron unas horas y vimos una luz que subía y bajaba por lo que no dejamos de hacer señales, así pudieron captar nuestra posición. Cuando pasaron 40 horas tiramos nuestras últimas bengalas porque ya era de vida o muerte, hicimos señas con linterna y logramos que nos ubiquen.

 
[...]  http://www.corrienteshoy.com/vernota.asp?id_noticia=77267

Tripulación fallecida en el hundimiento

2 comentarios:

  1. Gracias por la info me sirvio para la escuela (:

    ResponderEliminar
  2. Me alegra haberte podido ser de ayuda MmAaGgUuli

    Nacho Padró

    ResponderEliminar