05 abril 2012

4/09/1937: El Incidente Greer.


Como es bien sabido, ya antes del 11 de diciembre de 1941, fecha en la que Alemania declaró la guerra a los EE.UU., Roosevelt era un decidido partidario del apoyo a Gran Bretaña en su lucha contra Alemania. En mayo de 1940, no solamente cedió 50 destructores de la Primera Guerra Mundial para la Royal Navy en virtud de la Ley de Préstamo y Arriendo, sino que también puso a su Armada al servicio de los convoyes que se dirigían a las islas británicas. 
 Los propios norteamericanos llamaron a esta fase de la guerra "La guerra no declarada". El  propio Churchill dijo sobre esta operación: "La cesión de cincuenta barcos de guerra americanos a Gran Bretaña fue un comportamiento decididamente antineutral de los Estados Unidos. Según todas las normas históricas, el Gobierno alemán se habría visto justificado con ello para declarar la guerra a los Estados Unidos". 
Pero la Ley de Neutralidad de 1937 prohibía la venta de material y la concesión de créditos a cualquiera de las partes en conflicto si estallase una guerra, y el 4 de septiembre de 1939 se prohibió a los barcos de los EE.UU. internarse en zonas de conflicto. Sin embargo, en noviembre del mismo año se levantó la prohibición en cuanto a armas y material de guerra si el comprador era capaz de pagar en el acto y cargarlo en sus propios barcos ("cash and carry"). Resultaba obvio que solamente Inglaterra podía beneficiarse de una cláusula así por su dominio de los mares y su enorme flota mercante.
El U-652 en puerto




Así las cosas, tarde o temprano tuvieron que surgir incidentes. El 4 de septiembre de 1941, el submarino Tipo VIIC U-652 (Oberleutnant zur See George-Werner Fraatz, durante su 6ª patrulla,  fue perseguido por el destructor norteamericano USS Greer, que se dirigía hacia Islandia, y que fue avisado por un bombardero británico Hudson de la 269ª escuadrilla del Coastal Command británico, con base en Islandia,  de que había un submarino en las proximidades.
 El Greer detectó rápidamente al U-652 con el sonar y empezó a pisarle los talones. El bombardero lanzó a su vez cuatro cargas de profundidad y luego abandonó la escena, dejando el duelo en solitario a las dos naves. Tras tres horas de persecución "no violenta el U-652 se revolvió contra su perseguidor y le lanzó un torpedo, que falló. Posiblemente al pensar que las cargas de profundidad provenían del destructor. El Greer retomó la iniciativa y lanzó 19 cargas de profundidad contra el submarino, sin resultado alguno, en un lapso de tiempo de dos horas. De nuevo el U-652 se colocó en posición y lanzó un nuevo torpedo, que también falló. Allí acabó el incidente en lo militar, dado que los EE.UU. consideraron que el U-652 había cometido un acto de piratería (atacar a un buque de una nación con la que Alemania no estaba en guerra) y se magnificó el asunto convenientemente. El “incidente Greer” -primer "ataque" de un submarino alemán a un buque de los EE.UU.- provocó que el presidente Norteamericano Roosevelt diera permiso a sus comandantes de atacar a los buques enemigos si se eran atacados. Aunque, en teoría, Estados Unidos era neutral, la US.Navy participaba activamente en la protección de los convoys: El 15 de septiembre de 1941 el Secretario de Estado de Marina, Knox, declaró que los EE.UU. habían dado órdenes a su Armada para destruir o anular con todos los medios a su alcance cualesquiera obstáculos puestos por las potencias del Eje contra la navegación comercial, lo mismo si dichos obstáculos consistían en acciones de piratería realizadas por barcos de superficie como por submarinos. La Royal Navy tomaría la escolta de los convoyes a la altura de Islandia, siendo escoltados hasta ese punto por la U.S. Navy. Curiosamente, los EE.UU. justificaron estas escoltas diciendo que se trataba de proteger la navegación entre los EE.UU. y una base estadounidense (Islandia), a fin de garantizar el avituallamiento de ésta última. Este incidente dio lugar a un enfado por parte de Ernest King, comandante en jefe de la US Navy en el Atlántico, ya que ni siquiera estaba relacionado con la defensa de los convoyes. Roosevelt, en cambio, lo justificó porque las naves del Eje constituían "una amenaza para la libertad de los mares", y el 11 de septiembre anunció que los Estados Unidos escoltarían los convoyes hasta los 26º oeste (lo que, según Padfield, equivalía a una declaración de guerra). La respuesta Alemana no se ha hizo esperar, y el Reich afirmó con rotundidad “que el ataque no ha sido iniciado por el submarino alemán, al contrario,… el submarino ha sido atacado con cargas de profundidad, perseguido continuamente dentro de la zona de bloqueo alemana y atacado con cargas de profundidad hasta la medianoche. El Presidente Roosevelt parece estar realizando grandes esfuerzos con todos los medios a su disposición para provocar incidentes con el propósito de incitar a la guerra al pueblo norteamericano.Por la parte alemana, Ni el Gran Almirante Raeder ni el Comandante la Flota Submarina Dönitz consiguieron convencer a Hitler de la situación insostenible en la que se ponía a la Kriegsmarine. Dönitz y Raeder pidieron permiso a Hitler para extender la guerra submarina total hasta 37 km al este de las costas americanas, pero Hitler les dijo que "esperaran" hasta mediados de octubre. Aún en septiembre, mediante el acuerdo ABC-1 (perfilado ya en febrero), los norteamericanos se comprometieron formalmente a garantizar la seguridad de los convoyes Halifax en la primera mitad de su trayecto (hasta los 26-22º oeste): de esta forma, la armada de un país en guerra (Canadá) quedaba a las órdenes de King.Los submarinos solamente podrían defenderse en caso de ser atacados.

http://2.bp.blogspot.com/-XcoTmh4-tN8/Td5tY9K2q6I/AAAAAAAAGXU/jPykGgmbq_M/s1600/13-09.png
Caricatura británica.  Adolf Hitler y el Gran Almirante Raeder, dentro de un barco pirata, se preguntan si arriar o no la bandera pirata mientras un proyectil de Roosevelt marcado con la "orden de disparar a primera vista."
Hay quienes opinan que Alemania cometió un error estratégico importante al declarar la guerra a la mayor potencia industrial del mundo, como lo era EE.UU. en aquel entonces. Sin embargo, el desarrollo de la guerra en el Atlántico (el único frente de batalla clave de la guerra contra Inglaterra) exigía la declaración de guerra alemana a EE.UU., con lo cual, estas opiniones, pese a estar fundamentadas, son incorrectas por desconocimiento de estos otros hechos... En verdad era absurdo prohibir a un comandante de U-boot atacar a las naves que están permanentemente en busca y captura de submarinos alemanes.
Como curiosidad, decir que, según escribe Dönitz en sus memorias, el USS Texas sí fue atacado (y por tanto, es el primer buque norteamericano atacado en toda la guerra por submarinos alemanes) pero este ataque no tuvo éxito (presumo un fallo en la espoleta de los torpedos alemanes, cosa que fue habitual al principio de la guerra). También la misma fuente declara que el incidente con el Greer fue falseado por el presidente americano Franklin Roosevelt, que en discurso radiofónico aseguró que el Greer se había defendido de los ataques del U-652, cosa totalmente contraria a lo sucedido en la realidad...Al declarar la guerra de una forma abierta permitía a los EE.UU. desarrollar todo su potencial bélico industrial sin ninguna cortapisa de neutralidad. Aunque hay que decir que la guerra en el Atlántico (al principio) tampoco fue tan devastadora para los aliados, ya que los submarinos Alemanes eran enviados a todas partes dejando el Atlántico como una autopista hacia gran Bretaña, como Karl Dönitz expone en sus memorias.
El Senador Demócrata David Walsh, ha organizó un Comité aclaratorio para revelar los detalles del incidente, lo que llevó al Almirante Harold Stark, Jefe de Operaciones Navales, a redactar un informe escrito que ha resultado de lo más revelador: el submarino disparó primero, sí, pero sólo después de que el Greer hubiese estado acosándolo y persiguiéndole durante horas después de que su presencia hubiese sido detectada por un avión británico. Según palabras del Almirante Stark:

"¡Cielos, ése es uno de los nuestros!"  Caricatura propagandística británica acerca del Incidente Greer.

A las 08:40 de la mañana el Greer, que transportaba correo y pasajeros a Islandia, “fue informado por un avión británico de la presencia de un submarino sumergido unos 16 kilómetros justo delante de él. Basándose en la información proporcionada por el avión británico, el Greer comenzó a buscar al submarino y a las 09:20 lo localizó con su equipo de sonido submarino.  Entonces, el Greer procedió a seguir al submarino y transmitir su posición.  Esta acción, emprendida por el Greer, iba de acuerdo con sus órdenes, es decir, proporcionar información pero no atacar.  El avión británico permaneció cerca del submarino hasta las 10:32, pero antes de su marcha el avión arrojó cuatro cargas de profundidad contra él.  El Greer mantuvo el contacto hasta las 12:48.  Durante este periodo (3 horas 28 minutos), el Greer maniobró para mantener al submarino a su proa.  A las 12:40 el submarino cambió de rumbo y se acercó al Greer.  A las 12:45 una burbuja de impulso (indicando el lanzamiento de un torpedo por el submarino) fue avistada a bordo del Greer.  A las 12:49 un torpedo fue avistado atravesando la estela del buque de estribor a babor, a 100 metros de distancia por la popa.  En este momento, el Greer había perdido contacto sonoro con el submarino.  A las 13:00 el Greer comenzó a buscarlo y a las 15:12... el Greer volvió a establecer contacto.  El Greer atacó inmediatamente con cargas de profundidad...  El resultado del enfrentamiento fue indeterminado, aunque se asume por la respuesta alemana  que el submarino sobrevivió."
"¡Suerte que tenemos camas separadas!"  Caricatura intervencionista que critica la postura de los aislacionistas, quienes creen que la guerra en Europa no tiene porqué afectar a los Estados Unidos y que deben mantenerse al margen.  Junto a la cama del Tïo Sam, Europa se encuentra afectada por toda clase de enfermedades contagiosas: hitleritis, fiebre nazi, etc.
Tal y como escribiría el historiador Charles Beard, el informe del Almirante Stark al Comité del Senado ha hecho que la declaración del Presidente… parezca en algunos aspectos inadecuada y, en otros, incorrecta, dado que (1) el Greer persiguió al submarino y mantuvo el contacto con él durante 3 horas y 28 minutos antes de que el submarino disparara su primer torpedo; (2) el Greer perdió entonces el contacto con el submarino, lo rastreó y, tras restablecer el contacto dos horas más tarde, atacó inmediatamente con cargas de profundidad, y a continuación (3) rastreó durante tres horas más antes de continuar hacia su destino.
Por último, el periodista del New York Times y ganador del Premio Pulitzer Arthur Krock ha dado la razón al Reich al hablar de “quién atacó a quién.” Krock ha definido el término “ataque” como un comienzo, un inicio agresivo del combate, un movimiento que es la antítesis de la defensa. Según esta definición, nuestro destructor ha atacado al submarino alemán.”

Nacho Padró


5 comentarios:

  1. Película recomendable para dramatizar los hechos (en una época más actual, salvando las distancias).

    Estado de alarma/The Bedford incident

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la información, miraré de encontrarla para verla... aunqueme suena bastante

    ResponderEliminar
  3. http://idrw.org/?paged=4

    http://cazasyhelicopteros.blogspot.com.es/2012/04/india-incorpora-su-primer-submarino.html

    comisionado nuevo submarino marina india

    DCNS’ Patrick Boissier: India is such an amazing experience

    CVC probe sought in Indian Navy’s procurement of torpedoes

    Antony Commissions Nuclear Submarine ‘INS Chakra’ into Indian Navy

    ResponderEliminar
  4. El misterio del submarino Hunley

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=1d_3_8jL2A0

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante y además muy bien hecho, como muchos de los documentos que aporta el canal Historia. Es un buen resumen visual de algunas noticias que he aportado en el blog. Gracias

    Nacho

    ResponderEliminar